La Comisión Económica para América Latina, CEPAL – organismo dependiente de Naciones Unidas- publica habitualmente estadísticas sobre el desempeño económico de los países de la región, las cuales incluyen tanto los datos sobre el pasado reciente como las perspectivas sobre el futuro próximo. En este último campo, las más recientes  proyecciones que ha publicado  Cepal visualizan que en el presente año el Producto Interno Bruto de América Latina y el Caribe decrecerá, en promedio, en un 0.3 %, lo cual es indudablemente una mala noticia.

Sin embargo los grandes promedios estadísticos suelen ocultar las diferencias entre los elementos que concurren a conformar esas cifras. 

En este caso en particular, hay países que crecen muy por encima de ese promedio y países que decrecen muy por debajo de ese promedio. Siendo más concretos aun, podemos decir que toda la América Latina y el Caribe presentará durante el año 2015 tasas positivas de crecimiento, excepto dos países: Brasil y Venezuela. El primero se espera, según Cepal,  que decrezca en un 2.8 % y Venezuela se espera que decrezca en un 6.7 %.  Esos dos países son los que arrastran hacia abajo  la tasa de crecimiento esperado del conjunto de la región.  

Si se pudiera sacar a esos dos países del análisis, el conjunto de los países restantes exhibiría proyecciones positivas, ya sea tomados en su conjunto o individualmente. A pesar de todo lo que se dice sobre el cambio de tendencia del comercio y las finanzas internacionales, los países de la región crecen. No crecen tanto como en años anteriores, pero crecen. Con precios menores para sus exportaciones, pero crecen. Países petroleros como Ecuador y México crecen: el primero a una tasa proyectada de 0.4 % y el segundo a una tasa proyectada de 2.2 %.

Todo el Caribe crecerá a una tasa de 1.6 %. Centroamérica crecerá una tasa de 4.1 %. En la América del Sur Bolivia y Colombia que también son países que viven de la venta de hidrocarburos crecerán  a tasas de 4.4 % y 2.9 %  respectivamente.

Si todos crecen, menos Venezuela y Brasil, no es posible explicar lo que le sucede a estos dos países por alguna causa común a toda la región. Hay que buscar explicaciones específicas para explicar por qué esos dos países caen en circunstancias que toda América Latina y el Caribe crece. 

En el caso de Brasil se puede decir que la causa de la caída esperada de su PIB obedece en alta medida a sus problemas políticos y de corrupción, que estallaron a partir de los escándalos de Petrobras. ¿Y en el caso particular de Venezuela? Las causas de la caída de su PIB son muchas y están en permanente proceso de análisis en el debate político y económico que se desarrolla en el país. Pero una cosa queda clara: se trata, en última instancia,  de causas imputables a Venezuela, sin poder echarle la culpa a nadie. Más aun, de causas que tienen que ver con su Gobierno y con la política económica que éste lleva adelante.

sergio-arancibia.blogspot.com