Seguramente llevas bastante tiempo en tu trabajo, consideras que haces las cosas bien, amas tu empleo y eres fiel a la misión y visión de la empresa. Pero hay sólo una cosa que no te hace sentir satisfecho: tu sueldo.

Aprende algunos consejos sobre cómo aumentar tu motivación en tu trabajo.

El primer factor que debes considerar antes de pedir un aumento de sueldo es el tiempo que llevas trabajando, la situación económica de la empresa, el incremento y la solidez de las ventas. En conclusión, evaluar si la empresa está en su mejor momento.

Antes de atreverte a dar ese gran paso, dedícate a investigar un poco, lo importante es que descubras cuánto vales. Así que averigua cuánto debería ser el sueldo de una persona con tu perfil y tu edad. Esta información puedes obtenerla en artículos de internet o en los anuncios de trabajo de los periódicos.

Una vez que te empapes de toda la información necesaria, llega la hora de actuar en pro de un posible aumento de sueldo, ¡toma nota de lo que debes hacer!

  1. Busca el momento correcto

Es normal que la empresa haga celebraciones junto con los directivos y empleados. Seguramente sea una cena navideña, una fiesta por haber cerrado un trato o una celebración por los cumpleañeros del mes.

No importa qué tipo de celebración sea, siempre será un buen momento para charlar sobre tus inquietudes acerca de un aumento salarial. Conversar en momentos donde tu superior esté de buen humor, puede tener ventajas a la hora de hacer este tipo de peticiones.

  1. Prepárate antes de conversar con tu superior

Busca algún amigo para ensayar la posible conversación, no importa en qué contexto te encuentres, una buena preparación será determinante para obtener eso que tanto deseas: un aumento salarial.

Toma nota de los beneficios que tiene tu trabajo para la empresa, si incluyes números será mucho más convincente. Y por último, menciona las otras tareas que puedes ejecutar junto con el salario promedio anual que consideras merecer. No olvides preparar una buena presentación con diapositivas.

  1. Cuando estés en la reunión

Vístete bien, llévale un café a tu jefe, actúa de manera positiva y procura sonreír la mayoría del tiempo, claro, tampoco sonrías de manera falsa. Lo primero que debes mencionar es todo lo que has aportado a la empresa (incremento de ventas, más seguidores en las redes sociales, la construcción de una tienda online, etc.) hasta la fecha actual.

Seguido de esto, habla sobre las metas que quieres alcanzar en la empresa, y finalmente comienza a abordar el tema del aumento de sueldo tomando en cuenta los puntos mencionados en el consejo # 2. Eso sí, no menciones la cantidad del aumento que deseas.

  1. No amenaces a tu superior

No caigas en el error de mencionar cuánto quieres que te paguen, sólo sé paciente y espera a que tu jefe te escuche y te haga alguna propuesta salarial. Si necesita más tiempo para pensarlo, entonces dale tiempo. ¡No lo presiones!

Sé amable y comprensivo durante toda la reunión, evita crear tensiones con tu jefe y hacer amenazas de que te irás si no te aumenta el sueldo. O en el peor de los casos, mentir al decir que te hicieron una propuesta de trabajo en otra empresa. El hecho de poner a tu jefe entre la espada y la pared, no te hará conseguir lo que quieres.

  1. Negocia con tu jefe

Si lamentablemente no obtienes la respuesta que esperabas escuchar, intenta hacer ciertas negociaciones con tu jefe. Estas negociaciones también debes prepararlas previamente, ten en cuenta que aunque te tengan cariño en la empresa, no quiere decir que aprueben tu solicitud.

Aprende algunas técnicas para ser un buen negociador.

gerencia sueldo jefe empleado negocio

Aclárale a tu jefe que estarías dispuesto a asumir más responsabilidades dentro de la empresa, y qué nuevos beneficios podrían traerle a la empresa tus nuevas funciones. ¡Hazle ver que eres importante para la evolución de la empresa!

Si al cabo de un tiempo nada cambia, tal vez sea hora de buscar nuevos horizontes. De hecho, está en tus manos si quieres conservar el empleo, o renunciar y arriesgarte a conseguir algo mejor.

Pedir un aumento de sueldo es un momento decisivo que supone miedo y estrés. Sin embargo, si crees merecerlo, ¿por qué no atreves a hacerlo?