En momentos en que las instituciones laborales y específicamente las sindicales han sido degradadas al extremo, al punto de haber intentado el Estado  postrarlas al servicio de una fallida revolución, vale la pena actualizar los aniversarios que ayuden a restablecer las conquistas que trabajadores y sindicalistas fraguaron, en el logro de un mejor nivel de vida en procura de la democracia y la libertad.

Y es que el año 2016 contiene la celebración de numerosos eventos significativos para la historia política  y laboral de nuestro país, ya que 1936 marcó  la fundación de los primeros sindicatos petroleros en el Estado Zulia, como también la conformación de la primera central sindical la CTV, institución que cumplirá  su 80 aniversario en diciembre del presente año, y que naciera en el contexto de la gran huelga petrolera de 1936 donde se estableció  un hito tanto para el mundo del trabajo como para la democracia. Con tal notoriedad que Picón Salas sentenciara nuestra entrada al siglo XX a partir de ese año.

A partir de ese momento la irrupción de los trabajadores como fuerza social en la urdimbre de nuestras organizaciones sociales y políticas, no se detuvo solo en la legalización y registro de sus sindicatos y gremios y en la representación de sus afiliados, se orientó al logro de mejores condiciones de vida a través de la negociación colectiva.

Y vaya que le costó sangre, sudor y lágrimas. Desde la espontaneidad de la huelga petrolera de Mene Grande en julio de 1925 donde los trabajadores registraron su primera gran confrontación contra las transnacionales petroleras logrando 2 bs. de aumento, con el saldo fatal de decenas de desaparecidos y asesinados hasta la firma del primer contrato colectivo en junio de 1946, hubo un hilo conductor al establecerse el derecho a definir en una mesa de diálogo las condiciones de trabajo.

Esto no fue un regalo de las trasnacionales ya que según Lucena H.(1998) la Creole estaba a favor de la firma de un convenio pero no con sindicatos, entre tanto la Shell, la Mene Grande Oil y otras no compartían esa posición, que a la postre resulto efectiva al convocar el gobierno la firma del Contrato Colectivo con vigencia desde junio 1946 hasta diciembre 1947. 

A partir del restablecimiento de la democracia en 1958 la contratación colectiva en Venezuela alcanzo su máximo esplendor, registrando para 1980  la firma de miles de convenios y el surgimiento de igual cantidad de sindicatos en todo el territorio nacional, tanto en el sector publico, como el privado. Destacando que la mayor parte de la negociación colectiva se desarrolló en el sector público, por el vínculo político de partidos y sindicatos al Estado y por tanto al presidente de turno. 

Esta institución laboral hoy se encuentra tristemente devaluada, cuando uno observa a la vocería sindical oficialista calificar al patrono estado como su camarada, al que no se le debe trabar la gestión en función de la revolución, conllevando a la desaparición en la practica de esta conquista. Ojala las universidades, Asamblea Nacional, los sindicatos y gremios, empleadores privados aprovechen este año 2016 mediante foros y eventos para rescatar este derecho consagrado en la CRVB y convenios de la OIT.

 

Froilan Barrios Nieves                                                              Movimiento Laborista