Algunos pasos para vivir mejor

“Si vivimos de recuerdos, estamos atados al pasado y a lo que es finito.
Cuando vivimos en nuestra imaginación, estamos atados a lo infinito” 
S. Covey

Encontrar el equilibrio entre los diferentes aspectos que conforman la vida, es un ideal que se puede alcanzar, sólo hace falta un poco de esfuerzo, ganas y los pasos a seguir para lograrlo. En este escrito se pretende expresar algunos de ellos… 

La búsqueda de la felicidad es algo innato en el ser humano, y es por ello que siempre la busca afanosamente. Frente a este hecho, cualquier persona se encuentra en una encrucijada: puede esperar a que la felicidad le llegue o toque la puerta o bien puede salir a buscarla. 

¿Cómo puede una persona salir a buscar la felicidad? Parece algo loco e imposible, pero se trata solamente de tener la actitud adecuada para hacerlo, de propiciar esos estados de bienestar. Se trata -en gran medida- de lograr armonizar la vida familiar, personal y profesional para alcanzar una prosperidad integral que conduzca a tener una vida más plena y saludable. 

¿Cuáles son los pasos para vivir mejor? Los especialistas en esta área del conocimiento proponen estos pequeños pasos a seguir para allanar el camino hacia la felicidad: 

Replantéese sus creencias: frente a los hechos de la vida se puede adoptar dos tipos de actitudes, una positiva (receptiva y confiada) o -por el contrario- acoger una actitud a la defensiva, llena de rabia y pesimismo. Estas actitudes no surgen de la nada, sino que se adoptan en función de las creencias y los valores que se sostienen. Tiene que plantearse la posibilidad de revisar lo que se cree y a qué se está dando valor en cada circunstancia. 

Aprender a vivir el ahora: se debe intentar de vivir el “aquí” y el “ahora”, es decir el presente, consciente de quién eres y de lo que se hace en cada momento. Aprender a valorar las cosas en su justa medida y ver lo que sucede alrededor con asombro. 

Aprender a priorizar: establecer prioridades es esencial. Una buena técnica es anotar en un papel los objetivos a alcanzar el día siguiente, relacionados con todos los ámbitos de la vida personal. Establecer precedencias (¿qué debe lograrse primero para qué -entre otros asuntos- facilite la consecución de lo siguiente?) ayudará a ordenar la mente y a eliminar buena parte de la tensión que genera dejar cosas pendientes.

Alimentarse bien: la energía para mantener el cuerpo sano y saludable viene dada por los alimentos que se consumen; por lo tanto, cuidar lo que se come, recurriendo a productos orgánicos, bebiendo abundante agua, no abusando de la sal ni del azúcar contribuirá a mantenerse en buena forma y saludable.

Reafirmar un talento: dedicar un tiempo a lo largo del día a practicar algo para lo que se tiene habilidad, pero que -en algún momento- fue abandonado, puede generar estímulo y alegría.

Desprenderse de lo que no sirve: pueden ser artículos, prendas u objetos, pero también puede tratarse de relaciones que no aportan algo positivo. 

Estas recomendaciones o sugerencias son fundamentales a la hora de incentivar el desarrollo personal por cuanto abrigan la esperanza de un cambio interior que ayuda a encontrar el bienestar integral y la felicidad que tanto se anhela.

Y en este tiempo de Navidad es el mejor momento para intentarlo y de establecer un autocompromiso. 

Direcciones-E:

[email protected]
www.gerenciaenaccion.com.ve

@genaccion

A %d blogueros les gusta esto: