Amigo Directivo, Gerente o Supervisor: Cuidado con los Alquimistas Piratas del siglo XXI y la Burbuja Mágica

En la historia de la ciencia encontramos que la famosa Alquimia (del árabe: al-khimia) no fue más que una antigua práctica protocientífica (esfuerzo científico en proceso de consolidación) y una disciplina filosófica que combina elementos de la química, la metalurgia, la física, la medicina, la astrología, la semiótica, el misticismo, el espiritualismo y el arte.

Esto está bien, excelente. Cuadra perfecto para la Alquimia de antaño; sin embargo, tras horas de observación, investigación y análisis, he tenido la dicha de presenciar con asombro, una manifestación de la interacción simbiótica del tipo comensalismo, entre los grandiosos alquimistas de antaño y los nuevos alquimistas piratas del presente siglo, lo que me obliga a ampliar la lista de elementos citada anteriormente, agregándole: el instinto de sobrevivencia, el engaño, la magia, el arte del buen hablar, la manipulación de la información, la destreza en pescar en río revuelto, el agudo olfato a precisar el lugar y el momento adecuado para montar el show, la corrupción moral y ética. En fin, ya no son aquellos personajes con una túnica medieval, son actores de nivel, con corbata y maletín de cuero, ubicados por lo general, detrás de sendos escritorios en posiciones interesantes dentro de una organización.

¡Vaya!, bastante ácido el relato y, a pesar de ser simpático, no lo entiendo.

¿Qué tiene que ver la Alquimia con la Supervisión y Gerencia? Mi querido lector, tenga un poco de paciencia y continuemos con el relato.

Bien, un tanto como para prepararnos a entrar en tema, veamos: ¿Qué busca la Alquimia?, ¿Cuál es su razón de ser?. El primer chispazo y el carburante que le dio vida, fue el querer convertir un metal impuro como el plomo (Pb, siendo su número atómico el 82 y su peso atómico 207.19, está ubicado en el grupo 14 de la tabla periódica), en un metal noble como el oro (Au, con el número atómico 79 y peso atómico 196.967, se encuentra ubicado en la tabla periódica en el grupo 11), y como si fuera poco, se dio a la tarea de buscar la piedra filosofal, para así tener la habilidad para transmutar oro o la misma vida eterna (la fuente de la juventud).

Evidentemente, el alquimista pirata del siglo XXI, es un tanto más realista. Dispone de herramientas más sofisticadas. Su objetivo, es ubicarse y mantenerse en posiciones estratégicas dentro de la organización; para ello no hace uso de la química, la metalurgia o la física. En forma astuta, tras horas de análisis y haciendo uso de otro tipo de elementos, como la manipulación de la información, la capacidad de persuasión, la minuciosa, acuciosa y estratégica preparación de evasivas, resaltando lo que el jefe quiere escuchar y dejando de decir lo que no se le ha preguntado, ha encontrado, después de varios intentos en establecer las proporciones adecuadas de los elementos astutamente seleccionados, la fórmula mágica para diseñar, construir y magistralmente mantener una Burbuja Mágica.

Señores, estamos ante la presencia de un gran hallazgo, de un gran invento del ingenio humano.

Muy gracioso. Pero ¿qué es eso de la Burbuja Mágica?

Mi querido Supervisor, Gerente o Directivo, usted probablemente ha estado enfrente a más de una y cuidado, revise bien, porque pudiera estar en el interior de una y no lo sabe.

Su magia y su poder consisten, en que es trasparente de afuera hacia adentro; es decir, si uno de sus amigos, si uno de sus homólogos o su supervisor inmediato superior, está inmerso en una, definitivamente no la podrá ver, a menos que usted sea uno de esos alquimistas piratas. Pero la magia no termina ahí. Lo interesante y a la vez sorprendente, es que de adentro hacia fuera, sólo se observa lo que el alquimista pirata quiere que se vea. NO, no es una ilusión. Es simplemente un manejo magistral de la realidad que, con ciertos ingredientes exquisitamente seleccionados, con un pequeño toque aquí y otro toque allá, como por arte de magia, logran convertir la realidad en lo que la victima quiere ver y escuchar.

Usted pensará que se trata de una película de ciencia ficción o, simplemente de un cuento de hadas; pero se sorprenderá al ver la realidad. Le garantizo que, dentro de la estructura organizativa, el nivel de amenaza de estos personajes, es directamente proporcional al nivel jerárquico que se tenga; es decir, mientras más alto sea su nivel en la estructura, mayor será la probabilidad de toparse con un alquimista pirata, que gustosamente intentará implantarle una Burbuja Mágica.

La Burbuja Mágica, claro no es la piedra filosofal, pero no deja de ser un interesante y sorprendente invento, producto de una destreza y habilidad únicas, con propiedades extraordinarias, capaz de transmutar la verdad en algo más o menos semejante.

Ojo, importante, realmente importante: Si detecta un alquimista pirata del siglo XXI, ¡cuidado, porque hay más! Ellos nunca se atreven a actuar solos, siempre caminan en grupo; pero ánimo, no todo es negativo, usted dispone de varios aliados y antídotos, que le ayudarán a no caer en las redes de alguno de ellos. Citaré varios y usted, por favor, manténgase alerta y amplíe la lista, ya que nunca se sabe por dónde puedan venir.

La retroalimentación: Necesariamente debe mantenerse actualizado de los pormenores de su gerencia. No se aísle. La actualización debe ser constante y permanente, no se puede ni se debe dar el lujo de estar un día sin información.

El flujo de información: Recuerde: su gerencia forma parte de un todo llamado empresa. Garantice la fluidez de la información en toda la organización.

La Calidad de la información: Es en extremo fundamental, garantizar la más alta calidad de la información, tanto entrante como saliente, a su gerencia.

Seguimiento y Control de Gestión: Apóyese en el equipo de seguimiento y control. No escatime esfuerzos para expandirlo a su máxima expresión.

Observe el Bosque: Indiscutiblemente no deje de ver el bosque. Deje a sus supervisados que vean los árboles y usted manténgase informado desde el helicóptero.

Competencia: Por favor, que no se le ocurra fomentar la competencia entre sus supervisados y menos entre su gerencia y la gerencia de un homólogo, ya que estaría preparándole el terreno y se lo entregaría en bandeja de plata, a cualquier alquimista pirata que esté cerca de usted.

Mi querido amigo Directivo, Gerente o Supervisor: suerte y manténgase alerta. Apóyese en sus aliados y vacúnese.

Dirección-E: [email protected]

(*) sIG sistema Integrado de Gestión
 http://www.sintegradodegestion.com

A %d blogueros les gusta esto: