Autoestima del Docente

Se habla a menudo de infravaloración de la actuación docente, de carencia de protagonismo, de pérdida de autoridad, de la construcción y proyección de una imagen negativa y difusa de la profesión, y de algunas cosas que tienen que ver con la baja consideración del auto concepto docente.

En cualquiera caso, es evidente que la profesión vive y sobrevive con un fuerte complejo de inferioridad, porque se piensa que lo que se hace está poco valorado, que sus innovaciones no son reconocidas y que sus esfuerzos son menospreciados. Es necesario decir que, a menudo, es el profesorado mismo el que hace bien poca cosa por luchar por este merecido reconocimiento, profesional y social, instalándose en la cultura de la queja permanente; una vía que no conduce a ninguna parte, más que al propio cansancio y a la desmoralización individual y colectiva.

CONSIDERACIONES, ALCANCE

Tomando en consideración la seria crisis que afronta la educación venezolana en todos sus niveles, es determinante, el compenetrarse cuál es el rol de la autoestima en el presente con respecto al docente, qué se está haciendo al respecto. A qué se debe la presencia de una baja autoestima y la poca motivación por mantener, garantizar una alta.

Verónica García Ortega al respecto nos señala, que la autoestima es el sentimiento valorativo de nuestro ser, de nuestra manera de ser, de quienes somos nosotros, del conjunto de rasgos corporales, mentales y espirituales que configuran nuestra personalidad. Esta se aprende, cambia y la podemos mejorar. Es a partir de los 5-6 años, cuando empezamos a formarnos un concepto de cómo nos ven nuestros mayores, (padres, maestros), compañeros, amigos, etcétera y las experiencias que vamos adquiriendo.

Según como se encuentre nuestra autoestima, ésta es responsable de muchos fracasos y éxitos, ya que una autoestima adecuada, vinculada a un concepto positivo de sí mismo, potenciará la capacidad de las personas para desarrollar sus habilidades y aumentará el nivel de seguridad personal, mientras que una autoestima baja enfocará a la persona hacia la derrota y el fracaso.

La autoestima es importante, porque es nuestra manera de percibirnos y valorarnos así como también, moldea nuestras vidas. Una persona que no tiene confianza en sí misma, ni en sus propias posibilidades, puede que sea por experiencias que así se lo han hecho sentir, o por mensajes de confirmación o desconfirmación, que son trasmitidos por personas importantes en la vida de ésta, que la alientan o la denigran.

Son muchos los docentes, concretamente en lo referente de la educación superior, que se han descuidado, anclándose en una autoestima baja, afectándolos seriamente en su ejercicio profesional, crecimiento y desde luego, a los alumnos con quienes intercambia conocimientos, actúa como facilitador.

Jean Carlos Joel García al respecto nos recuerda, la importancia de saber hacer uso del autoconcepto y nos indica, que el autoconcepto y la autoestima juegan un importante papel en la vida de las personas. Los éxitos y los fracasos, la satisfacción de uno mismo, el bienestar psíquico y el conjunto de relaciones sociales llevan su sello.

Tener un autoconcepto, favorece el sentido de la propia identidad, constituye un marco de referencia desde el cual interpretar la realidad externa y las propias experiencias, influye en el rendimiento, condiciona las expectativas y la motivación y contribuye a la salud y al equilibrio psíquicos. Toda la persona tiene una opinión sobre sí misma; esto contribuye el autoconcepto y la valoración que hacemos de nosotros mismos en la autoestima.

De la autoestima de un individuo, nace el concepto que se forma a partir de los comentarios, (comunicación verbal), y actitudes, (comunicación no verbal), de las demás personas hacia él.
La autoestima se aprende, fluctúa y la podemos mejorar. Es a partir de los 5-6 años cuando empezamos a formarnos un concepto de còmo nos ven nuestros padres, maestros, compañeros y las experiencias que vamos adquiriendo.

La autoestima es el grado de satisfacción consigo mismo, poniendo especial énfasis en su propio valor y capacidad; es lo que la persona se dice a sí misma.

La autoestima incluye dos aspectos básicos: el sentimiento de autoeficiencia y el sentimiento de ser valioso, el sentido más general, el ser competente y valioso para otros.

Este concepto de sí mismo, también llamada «Autoconcepto», se va formando gradualmente a través del tiempo y de las experiencias vividas por el sujeto.

En necesario que el docente, en el caso venezolano, se identifique más con el logro de una alta autoestima, que haga valer sus derechos, reclamando, por ejemplo, mejor retribución de sus servicios, que se le de un sueldo acorde a sus conocimientos, a su calidad profesional, además de reconocerle sus méritos, desempeños.

Debe tener ya autoconocimiento de sus fortalezas y debilidades y transformar estas últimas, de tal manera, que no afecte su autoestima; darse a respetar, a ser reconocido como un actor importante en la educación, comprometerse en proporcionar conocimiento acordes a los cambios de las necesidades del presente.

Pàgina Web: www.camova.com

A %d blogueros les gusta esto: