Construcción de relaciones sólidas y enriquecedoras

«Es más fácil liderar los hombres hacia el combate, agitando sus pasiones, que refrenarles y dirigirles hacia las pacientes labores de paz»
A. Gide.

Sin lugar a dudas que una de las consecuencias más significativas que se está viviendo en la actualidad son los procesos de rediseños que contribuyen directamente, no solamente al éxito organizacional, sino que también a los cambios conductuales de las personas que han tenido la suerte de sobrevivir en este mundo globalizado y más competitivo cada día, en donde tanto las personas que ocupan posiciones de lideranza, por medio de la herramienta del «empowerment» (facultan) a sus más cercanos seguidores para que tengan una mayor autonomía y mayor participación y, este objetivo se logra por medio de una construcción de relaciones sólidas y enriquecedoras, en donde el conflicto y las desavenencias pertenecen al pasado. Como secuela de esta realidad independientemente de los escenarios en donde se logra este ambiente, las personas en general tienen una alta motivación al logro, son más productivas y existe excelente clima psico-social. Este contexto contribuye a que las personas se sientan más comprometidas con su entorno inmediato y asuman mayores responsabilidades en su actuación tanto individual como colectiva y en una nueva sapiencia que genera una perspectiva de potenciar a los individuos y a los equipos autónomos de alto rendimiento. ¡Los líderes que no estimulen estos modernos ámbitos sociales son autócratas y altamente conflictivos!

Los estudiosos del comportamiento humano han llegado a la conclusión que las personas exitosas lo han logrado plenamente, gracias a su propio esfuerzo emprendedor y a una gran visión de futuro. Dichas personas conciben a sus semejantes como piezas de soporte y estimulo, necesitándolos solamente para intercambiar ideas y básicamente una amistad sana y duradera, para que en dichas relaciones exista mucho amor y humanidad. Las posibilidades de éxito se incrementarán considerablemente si en los escenarios en donde se actúa existen interrelaciones idóneas valiosas. Es decir se debe construir un círculo de buenas y sanas amistades que apoyen y contribuyan con el enriquecimiento y crecimiento personal, por tal motivo se deben crear alianzas intensas y perennes con gente meritoria, y evitar a como de lugar contactos superficiales y circunstanciales sin ningún propósito claro.

Las personas exitosas anhelan relacionarse con gentes que le agraden y sobretodo que se puedan confiar en ellas –aunque cualquier otro individuo puede tentarlas con una relación mejor–; siempre están en la búsqueda de las personas que casi no necesitan de las demás. Por tal motivo, una de las herramientas claves a la hora de la autorrealización y de conquistar las personas de 1ª clase y de las posibles oportunidades de desarrollo, consiste en identificar y solventar las propias necesidades prioritarias y no son propiamente las económicas, sino las afectivas y establecer relaciones enriquecedoras y duraderas. Un alto porcentaje de la gente cree que necesita más dinero del que tiene, también se necesitan amigos de calidad y más amor del que suponen dar y recibir.

La gente que no tiene un proyecto de vida asociado al éxito, está acostumbrada a desenvolverse con lo «suficiente», viven al límite y el sólo hecho de coexistir es extremadamente estresante. Mientras que las personas que buscan y desean el éxito, necesitan más de lo «suficiente», una gran cantidad de amigos de una alta calidad moral y ética que lo aprecien y colegas, con esas mismas cualidades; que lo apoyen. Sin lugar a dudas que tener más de lo que se necesita en las relaciones interpersonales puede ser lo único verdaderamente importante si quieres atraer todo lo que deseas y que los éxitos llegan a dichas personas como una abeja va a la flor.

La mejor forma de iniciar la conquista a la vida de una persona exitosa de gentes de 1ª categoría (aplicación individual del «topgrading») es RECAPACITAR Y RECTIFICAR la calidad de las relaciones interpersonales ya existentes (un buen consejo para los jefes de este régimen). Uno de los componentes fundamentales de la moderna herramienta gerencial del «coaching» es: mejorar lo que se tiene antes de expandirse y, como acción perentoria, se debe ocupar del vínculo de mayor importancia, el más íntimo: «EL TUYO CON TU PROPIA PERSONA». Comenzando por hacerse una auditoría personal de sus rasgos positivos y negativos y dentro de ese proceso autopoyético existe una pregunta clave: ¿Se tiene un espíritu crítico y se emiten juicios demasiados fuertes sobre otras personas? Calificar a los demás no tiene nada de seductor, más bien surte el efecto contrario, Nadie quiere que lo juzguen, de modo que si una persona desea atraer reconocimiento y prosperidad, ésta es una de las áreas que se tiene que revisar y rediseñar. El gran líder universal M. Gandhi afirmó en su sabiduría lo siguiente: «LOS DEBILES NUNCA PUEDEN PERDONAR. EL PERDÓN ES UN ATRIBUTO DE LOS FUERTES». (El que tenga ojos que lea y aprenda).

Se termina este espacio con el siguiente pensamiento del Dr. Martin Luther King: «Debemos aprender a vivir juntos como hermanos. Sino, vamos a morir todos juntos como idiotas»

A %d blogueros les gusta esto: