Deficiencia en la Gerencia Educativa

«No es una mente, no es un cuerpo lo que educamos,
es un hombre, y no debemos hacer dos partes de él.»

Michel de Montaigne

Resumen

Dado a los resultados que en la actualidad presentan algunas universidades, especialmente las públicas, nuestro interés en el análisis, es que nos preocupa seriamente el reconstruir la manera como se están gerenciado, cómo ello ha repercutido en resultados no favorables para el Estado, considerando los bajos rendimientos académicos que se están produciendo, en donde la ausencia de excelencia académica es un hecho cierto, tanto para pregrado como para postgrado.

Palabras claves

Excelencia académica, calidad educativa, logros, alcance, docentes, opiniones

Anotaciones básicas, opiniones, alcance, repercusiones

A muchas universidades, sus autoridades se les olvida, que de acuerdo a la UNESCO:

– La educación es un derecho fundamental de la persona humana y posee un valor humano universal.

– La formal y no formal, debe ser en si útil a la sociedad ofreciendo un instrumento que favorezca la creación, el progreso y la difusión del saber y de la ciencia, poniendo el conocimiento y la enseñanza al alcance de todos.

– Una triple preocupación de equidad, de pertinencia y de excelencia debe guiar toda la política de la educación.

– La renovación de la educación y toda forma correspondiente, debe reposar sobre un análisis reflexivo y profundo de las informaciones.

– Tener en cuenta los valores y las preocupaciones fundamentales sobre los cuales existen acuerdos en el seno de la Comunidad Internacional: derechos del hombre, tolerancia, etc.

– La responsabilidad de la educación corresponde a la sociedad entera.

No se puede negar, como lo expone Ruperto Macha, que las diversas organizaciones y toda entidad educativa tienen el deber de promover una actitud gerencial que asegure el permanente desarrollo de las personas y las comunidades laborales, con iniciativa, creatividad y trascendencia. A todo ello se agrega, que los gerentes deben comprometerse con su desarrollo personal y con el desarrollo de su organización, estimulando el cultivo de los más altos valores personales y sociales.

En las organizaciones educativas y en toda empresa moderna, tanto el gerente como todas las personas tienen que entrenarse en saber elegir las mejores decisiones para resolver problemas y avanzar, cada vez que sea necesario.

Konosuke Matsushita, considera por su parte, que la gerencia siempre debe desenvolverse con una política de «dirección abierta», a la que describe de la siguiente manera: «La dirección abierta significa confianza en los empleados, comunicación fácil dentro de la empresa, alta moral de los trabajadores y, sobre todo, solidaridad empresarial”.

Indira Dordelly al respecto comenta, que la gerencia educativa es una herramienta fundamental para el logro y funcionamiento efectivo de la estructura organizativa; por lo tanto se puede decir, que la gerencia educativa es el proceso de organización y empleo de recursos para lograr los objetivos preestablecidos a través de una eficiente organización, donde el gerente educativo debe dirigir su equipo hacia el logro de los objetivos de la organización, pero durante una continua motivación donde estimule inspeccione oriente y premie constantemente la labor desarrollada a la vez de ejecutar la acción y función de gerenciar, por tal motivo, se puede opinar que no hay gerencia educativa, cuando la planificación sea normativa, en razón a la rigidez de este tipo de planificación tampoco existe gerencia educativa cuando la organización funciona centralizada, aunque su diseño sea descentralizado, no existe la gerencia educativa cuando se delega o hay carencia de liderazgo.

El gerente, como docente de aula, realiza el proceso de planificación, dirección y control de las actividades de aprendizajes implícito en un diseño curricular.

En consecuencia, el docente como gerente de aula va a ejercer las funciones administrativas relacionándolos con los recursos de enseñanza aprendizaje de manera tal, que se logre el aprendizaje significativo.

En las universidades públicas, se manifiesta en algunas autoridades, una deficiencia acentuada en el manejo, dirección adecuada de la gerencia educativa de acuerdo a las exigencias de los tiempos modernos. Muchas de las autoridades que están encargadas de las universidades, no cuentan con los fundamentos básicos, herramientas que la educación en el presente demanda y requiere, para garantizar profesionales cónsonos a las necesidades requeridas por entorno.

Se señala, que es importante tener presente, que la responsabilidad de un gerente requiere de un desempeño que sea eficiente y eficaz a la vez, aunque la eficiencia es más importante, pero la eficacia es más decisiva, por tal motivo se puede decir, que el gerente debe desempeñarse con altos niveles de eficiencia para poder cumplir con las metas trazadas. Los gerentes educativos deben establecer prioridades y sistematizar los recursos disponibles logrando un óptimo funcionamiento operativo y administrativo de la institución que dirige.

Los gerentes educativos deben de estar abiertos a los cambios, no pueden cerrarse a la oportunidad de avanzar en el contexto educativo para poder luchar por la utilización de una gerencia efectiva, libre de dogmas políticas y manipulaciones centralistas, donde hay que darle relevancia a la idea de una gerencia educativa eficiente, llenas de novedades y de conocimiento
original, capaz de transformar los entornos educativos en alta productividad y avance de la institución.

Ruperto Macha, señala, que Juan Manuel Manes, aporta un concepto que merece analizarse sobre lo que denomina gerenciamiento institucional educativo y dice que es, un «Proceso de conducción de una institución educativa por medio del ejercicio de un conjunto de habilidades directivas orientadas a planificar, organizar, coordinar y evaluar la gestión estratégica de aquellas actividades necesarias para alcanzar eficacia pedagógica, eficiencia administrativa, efectividad comunitaria y trascendencia cultural.»

Como puede apreciarse, la gestión pedagógica y la gestión administrativa se proyectan a vincularse con la comunidad, con una dimensión cultural que debe alcanzar frutos duraderos en las personas y en los grupos humanos.

A su vez, Otoniel Alvarado Oyarce sostiene, que «la gerencia básicamente, es una función administrativa, de naturaleza profesional, inherente a un cargo directivo. Por tanto, el ejercicio de dicho cargo implica una serie de cualidades y exigencias personales, sobre todo un conjunto de actitudes específicas que le favorezcan para la conducción exitosa de las funciones que dicho cargo conlleva.»

Dicho autor amplía el concepto, expresando que esta acepción cabe perfectamente al campo educativo, puesto que el Gerente Educativo, como cualquier otro Gerente, para conducir las entidades educativas se vale de las funciones típicas de planificación, organización, dirección y control de sus tareas, que son las funciones gerenciales típicas para conducir cualquier
entidad.

Un buen gerente educativo debe estar vigilante ante la necesidad de llegar a establecer algunas características propias de las instituciones educativas que tienen un manejo gerencial apropiado.

Sobre ello, están las sugerencias de Juan Manuel Manes, planteadas como oportunidades que se deben promover:

– Profesionalización en la conducción de la institución educativa.

– Eficiencia solidaria desde la administración de la entidad.

– Reorganización y redimensionamiento institucionales.

– Administración de los procesos de cambio.

– Marketing educativo externo e interno.

– Ética en las decisiones sobre la comunidad educativa.

– Elaborar el PEI (Proyecto Educativo Institucional) y actualizar la propuesta educativa.

– Trabajo en equipo y sólida comunicación en bien del nuevo paradigma institucional

Comentarios

No debe causarnos sorpresa se comente, que en este escenario, el sistema Educativo adquiere a la vez un valor crítico y estratégico de la calidad de su acción, actualización y desarrollo de las capacidades humanas, dependiendo en gran medida del acceso definitivo a la modernidad y el afianzamiento de la democracia como medio de vida.

Lo cierto es, que para que el Sistema Educativo pueda jugar un papel estratégico, debe superar las restricciones actuales, parte de las cuales radican en el ámbito de lo institucional y en sus deficiencias en materia de organización y gestión.

Venezuela requiere de una gerencia educativa más eficaz en la educación superior y de ella, aportar acciones favorables en pro de la excelencia académica, garantizar con ello, profesionales capacitados, emprendedores creativos que favorezca el desarrollo anhelado del país.

Dirección-E: [email protected]

*Docente universitario de Postgrado FACES. EXATEC
Coordinador de la Cátedra de Gerencia de la Calidad y Productividad

A %d blogueros les gusta esto: