Pareciera el titular de un film de terror cualquiera de Hollywood, pero no lo es, es el singular nombre que la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) ha dado al plan de patrullaje para hostigar y perseguir a miles de ciudadanos que diariamente sufren todo género de calamidades, en supermercados del Estado Zulia en procura de productos de la dieta alimentaria.

Estas prácticas discriminatorias desatadas en la región  desde la madrugada del  lunes 07-09 por la Guardia Nacional Bolivariana, donde se da inicio al Plan “El Autobús de Drácula” que busca contrarrestar a “bachaqueros” y coleros que pernoctan en los alrededores de los supermercados en el Zulia. “Este plan tiene como finalidad verificar, monitorear y realizar las  labores de prevención para evitar las  colas en horarios nocturnos realizadas por los “bachaqueros” y coleros  que pernoctan en las afueras de los  establecimientos de venta  alimentos,  para vender los puestos dentro de las filas y adquirir los productos de primera necesidad para  revenderlos a altos costos  y llevarlos como contrabando al vecino país de Colombia, perjudicando a la población venezolana”, informó la GNB a través de un boletín de prensa.

El General de División Manuel Graterol Colmenares, comandante de Zona 11 Zulia, informó que este plan dio inicialmente como resultados la detención preventiva de más de 300 ciudadanos, los cuales fueron trasladados a los respectivos destacamentos de la Guardia Nacional Bolivariana en el “Autobús de Drácula”.

En pocas palabras: las FABN pretenden con este plan macabro, cuyo nombre refleja la intención, a través de la persecución y el terror, espantar a las pobladas que amanecen en abastos y centros comerciales no solo en esta región del país, sino en todas las ciudades y pueblos de Venezuela, en la búsqueda de productos de dieta alimentaria, desaparecidos de los anaqueles no por culpa de bachaqueo o contrabando, sino por la errática e irresponsable política económica gubernamental.

Y ante todo ¿está facultado un soldado o un guardia nacional para reseñar a cualquier ciudadano, violentando sus derechos constitucionales al libre tránsito consagrado en el artículo 50 de la CRBV? En medio de un ambiente de atropello, donde los detenidos son tratados como tropa y reseñados como delincuentes, ¿qué criterios puede aplicar el militar para discernir si es contrabandista o simplemente es una madre o un padre de familia que, simplemente en medio de la desesperación, sufre la calamidad de 14 horas para comprar una bolsa de comida?

Iguales prácticas terroristas se vienen aplicando en Cabimas en la Costa Oriental del Lago, donde han sido detenidos trabajadores petroleros arrestados por la GNB con el argumento: “que su lugar es el taller de trabajo y no su presencia injustificada en un automercado con bachaqueros”. En la práctica, se ha extendido ilegalmente el Estado de Excepción decretado para los municipios Guajira, Mara y Padilla, a todo el territorio zuliano, constituyendo un hecho grave para los derechos humanos, donde se cruza el umbral y se marcha a la ruptura definitiva del hilo constitucional.

(*) Movimiento Laborista

Dirección-E: froilan_alejandrob@hotmail.com