El Cloud Computing podría reducir un 30% el consumo energético

Las organizaciones que apuesten por mover sus aplicaciones de negocio a la nube pueden reducir el consumo de energía y las emisiones de carbono en un 30% o más, frente a aquellas que tienen sus aplicaciones funcionando en infraestructura propia. Esta es la principal conclusión de un estudio encargado por Microsoft y llevado a cabo por Accenture y WSP Environment & Energy, que pone de manifiesto el potencial del modelo Cloud Computing para hacer la ejecución de software más eficiente.

Los grandes centros de datos, como los que posee Microsoft y en los que se alojan las infraestructuras que permiten a los clientes pasar sus operaciones al modelo Cloud Computing, se benefician de economías de escala y eficiencias operativas que los departamentos de TI de las empresas, no pueden alcanzar. Estos beneficios son aún más evidentes, para las pequeñas y medianas empresas que se pasan a la nube: para las pymes, los ahorros de energía y carbono pueden superar el 90 por ciento.
Tres aplicaciones.

El estudio se centra en tres de las aplicaciones más ampliamente desplegadas de Microsoft para correo electrónico, compartición de contenidos y gestión de las relaciones con los clientes. Los resultados del informe sugieren, que elegir la opción Cloud permite una significativa reducción en las emisiones de carbono

El estudio evaluó la huella de carbono de la infraestructura de servidor, red y almacenamiento de despliegues de tres tamaños diferentes (100, 1.000 y 10.000 usuarios respectivamente), descubriendo que cuanto más pequeña es la organización, mayor es el beneficio de moverse a la nube. Cuando las organizaciones de menor tamaño (100 usuarios) se pasan al Cloud, la reducción efectiva de la huella de carbono, podría ser mayor del 90% al emplear un entorno Cloud compartido, en lugar de servidores locales de la propia empresa. Para grandes organizaciones, los ahorros suelen rondar el 30 por ciento o incluso superior en consumo de energía y emisiones de carbono cuando se utilizan aplicaciones Cloud. En un caso práctico desarrollado con una gran compañía de bienes de consumo, el equipo del estudio demostró, que se podrían ahorrar el 30 por ciento de las emisiones migrando sus 50.000 usuarios de correo electrónico en Norteamérica y Europa al Cloud de Microsoft.

Factores positivos.
El menor uso de energía y la reducción de las emisiones de carbono que permite la nube proceden de varios factores:
1. Aprovisionamiento dinámico: Las operaciones de software a gran escala permiten adecuar de forma constante la capacidad del servidor a la demanda.
2. Multi-alquiler: Los grandes entornos de Cloud pública, permiten dar servicio a millones de usuarios de cientos de compañías de forma simultánea a través de una infraestructura compartida de forma masiva.
3. Utilización del Servidor: Los proveedores Cloud, pueden conseguir mayores eficiencias, aumentando la parte de la capacidad del servidor que una aplicación utiliza de forma activa, ejecutando así mayores cargas de trabajo en una porción de infraestructura menor.
4. Eficiencia de los Centros de Datos. A través de la innovación y un continuo desarrollo, los proveedores Cloud están liderando nuevos modos de diseñar, construir y operar un centro de datos, en los que se minimice el uso de energía, por cada cantidad concreta de potencia informática.

El estudio determina que, muchas organizaciones pueden manejar algunos de estos factores en sus propios centros de datos, para disminuir el uso de energía y las emisiones, debido a las economías de escala, los proveedores de las grandes infraestructuras de Cloud pública, están mejor posicionados para ayudar a reducir el impacto medioambiental de la tecnología, a través de la eficiencia de las tecnologías y la escala.

Fuente: http://www.elreferente.es/tecnologia/el-cloud-computing-podria-reducir-un-30-el-consumo-energetico-11186

A %d blogueros les gusta esto: