El salario emocional

Elige un trabajo que te guste y no tendrás

que trabajar ni un día de tu vida.

Confucio

Resumen

         El problema del salario es cada vez relevante  dentro del alcance de la compensación, más en los actuales escenarios como el caso venezolano, que presenta una crisis económica desde hace tiempo que deja  mucho que decir y que ha afectado significativamente a los trabajadores.

         Lo cierto es, que las empresas, el departamento de recursos humanos, la gerencia, deben prestarle mucha atención a lo que representa el salario real y el rol del salario emocional o compensación psicológica que satisface necesidades de tipo profesional, personal y familiar.

       Al respecto ‘Alto nivel’, comenta que la intención es no sólo ofrecer un salario justo, sino proveer de beneficios que le permitan a un especialista equilibrar su vida personal.

Palabras claves

Salario, emociones, necesidades, compensación, trabajador

Generalidades,  fundamentos, alcance

              Todo trabajador  tiene sus propias escalas de emociones, aspiraciones, necesidades, y en lo concerniente al trabajo está no solamente el rol que debe desempeñar, sus responsabilidades, compromisos, sino que como ello involucra energía, el saber utilizarla y gerenciar sus emociones.

       Lo cierto es, que cuando se llega a un acuerdo con respecto a la compensación de sus esfuerzos, habilidades, destrezas, conocimientos que proporciona en el desempeño de su trabajo, hay una  carga emotiva que va en juego y que la gerencia, el departamento de recurso humano no debe descuidar.

        De ahí, la relevancia de adentrarse en lo que representa el salario emocional.

        Sobre ello comenta ‘elempleo.com’, que se recuerde  y se tenga presente, que el sueldo hoy, no es la retribución más importante para los empleados. Actualmente es imprescindible la búsqueda de motivaciones emocionales para generar la mayor pertenencia y productividad posibles.
     Es un hecho cierto que cada vez, con más frecuencia, las empresas del mundo buscan conservar su recurso humano, fidelizarlo, a fin de asegurarle estabilidad y generar escenarios de desarrollo mutuo.
      Para ello, es imprescindible identificar los mejores empleados.
 
      Esto significa identificar quiénes tienen mayores posibilidades de crecimiento en la empresa, aportando sus conocimientos proactivamente, tanto a los procesos como al resto del recurso humano.
     El sueldo hoy no es el elemento de mayor motivación para un empleado. Si es bueno, tendrá mayores posibilidades de encontrar una nueva empresa que le brinde más beneficios y le aporte la posibilidad de crecer como profesional. 
 
     De aquí, comenta la fuente mencionada, la importancia de que la empresa se identifique con el tol que representa las emociones, motivación; es decir, el enfoque debe estar en dar mayores motivaciones a sus empleados a largo plazo.

    Es por esto que, especialmente a los profesionales entre 30 y 45 años, que tienen hoy en día mayores posibilidades de empleabilidad, representan el mejor potencial profesional para una empresa.
    Sin embargo, estos perfiles tienen algunos patrones de comportamiento en las empresas.

Según, Raúl Abad, Consultor de Marketing Online de Abad Marketing, estos profesionales "son los que ni están motivados, ni se consideran lo suficientemente valorados, ni se identifican con sus actuales empresas, pero son por el contrario, los que forman parte del grupo que consideramos de 'élite'", escribió en su artículo sobre 'Cómo evitar la fuga de empleados'.

   Por tanto,  hoy en día un trabajo se considera mucho más que un lugar para ganar dinero y desarrollar su perfil profesional.
     Es importante que la empresa esté consciente de lo que implica individualmente para cada empleado su lugar de trabajo; hacerlo sentir cómodo y confiado de aportar nuevas ideas para mejorar sus procesos.
 
   De aquí entonces,  la importancia de tener presente el alcance, contenido, repercusiones, que involucra el salario emocional  con  la finalidad de dar a los  empleados una vida óptima, en donde las dinámicas laborales se combinen perfectamente con su tiempo libre  así como las relaciones familiares y sociales. 
  Para que el trabajador  se sienta cómodo y seguro de su lugar de trabajo, es imprescindible que encuentre en estos espacios, un lugar al que pertenezca y se sienta afianzado con los objetivos, valores y políticas que lo involucran como persona y no sólo como empleado, agrega la fuente ya citada.
    Concretamente:

 ¿Qué es el salario emocional, qué comprende?
      

     Al respecto, ‘www.aec.es’, expone que el salario emocional es un concepto asociado a la retribución de un empleado, en la que se incluyen cuestiones de carácter no económico, cuyo fin es satisfacer las necesidades personales, familiares y profesionales del trabajador, mejorando la calidad de vida del mismo, fomentando la conciliación laboral.

       Este tipo de retribución puede actuar como “factor motivador” de los empleados y así mejorar la opinión que los trabajadores tienen de la empresa. Por lo tanto, no se trata de recibir una mayor cantidad de dinero, sino de recibir prestaciones que el trabajador entiende como beneficios más valiosos que una subida de sueldo.

       ¿Cuáles son las ventajas de ello para la empresa?

       Recuerda la fuente de información señalada,  que las ventajas para la empresa, que incluye la retribución emocional en sus políticas retributivas, son:

Índices de rotación del personal bajos
Reducción de gastos en relación con la selección, formación y administración del personal
Niveles bajos de ausentismo
Empleados satisfechos, son empleados con elevados índices de productividad y competitividad

Conclusión

   La gerencia en el tiempo presente, debe estar plenamente identificada de acuerdo a la realidad de los escenarios económico, calidad de vida del presente, identificada con lo que involucra el salario emocional, considerar como se dice, que los aspectos relacionados con las emociones son esenciales en el trabajador  para garantizar su permanencia en las empresas.

   A las personas se les puede compensar no solo con dinero o en especie, sino satisfaciendo diferentes necesidades, incluidas las emocionales.

 (*) Docente de postgrado.  Comportamiento Organizacional UC.  Exatec, Egade

Web: www.carmorvane.com

A %d blogueros les gusta esto: