En Pro de Nuestra Autenticidad

«La ciencia es siempre profunda y simple. Son sólo las verdades a medias las que son peligrosas»
George Bernard Shaw

ALCANCE, REPERCUSIONES, SUGERENCIAS
La cátedra de Tópicos gerenciales de programa de la especialidad de Gerencia de la Calidad y Productividad de la escuela de Administración y contaduría de Faces de la Universidad de Carabobo, se ha propuesto en que sus participantes, a través de talleres que se llevan a cabo, descubran que tan auténticos son , de tal forma que les beneficie en su crecimiento personal , más que a través de investigaciones realizadas, se ha determinado que un alto índice casi el 80% no lo son, y ello desde luego les ha originado conflictos personales los que deben ser solucionados.
Comentan los participantes que muchos se dejan influenciar por lo que otros quieren y a fin de evitar problemas, es por lo que aceptan mermar su autenticidad y evitarse conflictos, no sabiendo que ello repercute seriamente en su conducta y más cuando se dan cuenta, que por satisfacer a otros, se originan conflictos emocionales en donde muchas veces les deja seria huellas en su comportamiento, en sus interrelaciones y crecimiento personal.
A fin de ampliar el objetivo de este análisis, consideremos lo señalado por
los esposos sicólogos Vladimir y María de Gessen quienes citan que de acuerdo a John J. Macionis, autor de «Sociedad: Principios Básicos», «todo el mundo se mueve en la vida con un sentido de pertenencia basado en ser miembro de un grupo». Un grupo de acuerdo a Rothwell es «un sistema compuesto por tres o más individuos, que interactúan para el logro de metas comunes y que son influidos unos con otros». Típicamente, un grupo social primario consiste en los miembros de una familia o está compuesto por amigos muy cercanos. Los grupos secundarios consisten en los grupos sociales basados en una actividad específica o en intereses comunes.
Tendemos a buscar grupos que compartan intereses similares a los nuestros. Pero, si uno se imagina que se encuentra en un grupo donde uno piensa que está en lo correcto y que los demás son los que están equivocados, usted, ¿Se rendiría y aceptaría la opinión del grupo y se dejaría llevar por la opinión de los demás?
Autores como Sherif y Asch han realizado investigaciones para comprobar la ascendiente social. En un experimento se le pedía a un grupo de estudiantes que dieran una respuesta señalando una línea, la «A» como recta, sin embargo, todas las personas involucradas menos una sirvieron de cómplices al experimentador y señalaban la línea curva «B», como si fuera la recta «A». Luego al tocarle el turno a la persona que estaba completamente segura que la «A» era la recta y la «B» la curva, cambió su opinión y dijo que era la línea «B», la curva. era la recta. Quedando claramente demostrado que la presión de los grupos puede llegar a cambiar la opinión objetiva de algunos. Muchas personas prefieren cambiar de opinión antes de perder el formar parte de un grupo o por temor a quedar mal ante los otros.
No quieren verse «ridiculizados» y evitan la crítica de los demás, por ello acceden a lo que la mayoría piensa aun en contra de su propia voluntad.
Agregan los sicólogos citados, que si Ud. forma parte de un grupo, tiene que sopesar las ventajas que le aporta y las desventajas de aceptar, en ocasiones, lo que el grupo le impone por mayoría. Si las desventajas le molestan más que las ventajas, pues sencillamente váyase de ese grupo porque le hace daño a su individualidad y personalidad. Trate siempre de no perder su particularidad ni sus verdaderas opiniones. Sea consecuente con lo que piensa y con su forma de ser. El primer amigo al cual usted debe defender es usted mismo. Si sus amigos lo son de verdad, le querrán como usted es.
Lo cierto, que uno debe evaluar su autenticidad sorprendiéndose a través del autoconocimiento que permita señalarnos de que manera somos auténticos en nuestro comportamiento, si realmente nos dejamos influenciar para dar satisfacciones a los otros y no manejamos adecuadamente nuestra asertividad. ¿Qué es lo que nos afecta para perder nuestra autenticidad? ¿Cómo manejamos nuestras emociones? ¿Cuál es el efecto de dejarnos influenciar en nuestro comportamiento? ¿Cómo hemos afectado nuestra conducta? ¿Cómo actuamos una vez que descubrimos que a pesar de dejarnos influenciar y deteriorar nuestra autenticidad no era lo que esperábamos?
Al respecto sugerimos que es necesario saber manejar nuestras emociones, conocer nuestras debilidades, sorprendernos en nuestras interrelaciones, en nuestro comportamiento para saber hasta que punto estamos identificados con ellas, hasta que punto estas son auténticas y las sabemos manejar, no podemos descuidar nuestras acciones y observar si estas son auténticas y no lesionan a nuestro comportamiento, armonía.
Si se ha sorprendido que no es auténtico, que se ha dejado contaminar por otros, trate de reparar esta situación y retroalimente su debilidad en fortaleza de tal forma de no permitir que la influencia de otros, el satisfacerlos, pueden afectar su comportamiento si realmente no es lo que usted quiere alcanzar. No lo descuide, debe sorprenderse y saber realmente qué tan auténtico es y como ello le permite interrelacionarse, vivir en armonía, compartir si afectar a nadie. No lo descuide.

A %d blogueros les gusta esto: