La organización que aprende

En espacios anteriores cuando hablamos de Aprendizaje Organizacional Acelerado (AOA), basado fundamentalmente en el método de las Técnicas de Aprendizaje Acelerado Sugestivo (TAAS) de J. Lozanov, prometimos que hablaríamos de otros aspectos relacionados con estas Técnicas Efectivas de Aprendizajes, las cuales no solamente son aplicables en los centros tradicionales de educación, sino que también en el mundo organizacional deben ser implementados para reafirmar la función de los Especialistas en Adiestramiento (EeA).
Dentro de los posibles obstáculos que pueden encontrarse en la implementación de esta metodología, es ir de los aspectos conceptuales y teóricos de los medios de Lozanov a la ejecución de los mismos a nivel de los espacios físicos de aprendizaje. Siempre se ha considerado al Facilitador como el responsable de gerenciar el Proceso y que el éxito o el fracaso del mismo depende directamente de su estilo de actuación, en consecuencia el primer escalón dentro de las consideraciones prácticas está la actitud de él.
Dentro de la filosofía y creencias, se tiene que pensar en primer lugar que los facilitadores son personas racionales que trabajan por la solución de un problema en común. Tal vez el concepto de racional puede traer diferentes connotaciones, pero con la finalidad de tener una coherencia expresiva de seguidas transcribimos una definición de «racional» de Zurav (1979), que tiene un significado diferente y más amplio que el usual:… «una mente racional, basada en la impresión que recibe de sus perspectivas limitadas, forma estructuras que más tarde determinan lo que aceptará y lo que no aceptará libremente. Desde este punto de vista de cómo opera el mundo real, esta mente racional, siguiendo sus propias reglas autoimpuestas, trata de sobreponer en el mundo real su propia versión de lo que tiene que hacer….» Tomando en cuenta esta definición el facilitador en el elemento decisivo no solamente a nivel de aula, sino que también a través de todo el proceso. Es el productor de los escenarios de aprendizaje. Es el estilo personal de él, es el que crea el ambiente y con su carácter cotidiano produce el clima de aprendizaje.
El profesor y/o facilitador posee un tremendo poder para hacer desgraciado o alegre la vida de sus alumnos y/o participantes. Puede ser un instrumento de tortura o de inspiración. Los facilitadores pueden ser conductores lentos o rápidos. Lo que si es verdad desde este innovador método de Aprendizaje Organizacional Acelerado (AOA), es que los profesores o facilitadores con grandes proyectos en marcha habitualmente mira más adelante y más claramente el futuro que aquellos que están empantanados en las preocupaciones cotidianas.
Otros de los elementos fundamentales en esta metodología es el sistema de creencias, el cual está basado el producto del pensamiento racional y preparación de los autores de dichos escenarios de aprendizaje. El «estado del arte» ha cambiado en la teoría psicológica tan rápido como en las otras áreas de la humanidad. Pero, sería interesante preguntarse a nivel de los procesos de aprendizaje lo siguiente: ¿Cuáles cambios se pueden mostrar para las diferentes técnicas de aprendizaje en los últimos tiempos? ¿Se puede cambiar? Si, pero despacio. Para llegar a ser la persona que a usted le gustaría ser, cree una imagen mental de su nuevo yo concebido. Si Ud. continúa sosteniéndolo, llegará el día en que usted sea en realidad esa persona.
Las actitudes de los facilitadores y/o profesores en los centros de aprendizaje están enfrentando la tarea aparentemente «imposible» de estimular un aprendizaje inteligente a otro ser humano. Sin lugar a dudas, el primero que debe estar consciente que su estilo de gerenciar el aula debe cambiar son estas personas. El estudio del cerebro humano ha alcanzado algunas interesantes y nuevas ideas. Este necesita cantidades de estimulación para desarrollarse. El campo psicológico transpersonal, es el que se acerca más a la cobertura de todos los aspectos del TAAS. La teoría cognoscitiva necesita incluir más de los hechos conocidos.
Como ejemplo de la profundidad del pensamiento que se ha venido utilizando en la implementación de los fundamentos del TAAS, figura: «El Facilitador Totalmente Positivo» . El método de Aprendizaje Organizacional Acelerado (AOA) prevé que el trato que le de el facilitador a los participantes durante todo el proceso tiene que ser positivo, es decir se debe incluir el «nivel del plano doble» sin enfermedad ni muerte de ninguna firma en los diferentes escenarios del sistema. Psicológicamente nadie puede ser opuesto al mismo tiempo, tenso y alegre, disgustado y relajado. Se tiene que reafirmar que un profesor y/o facilitador como líder de transformación tiene que ser positivo en todas las fases del proceso. El mismo Lozanov, dice la siguiente: ….» Sea una persona totalmente positiva, ponga una cara feliz, usted puede controlar su humor actuando por cinco minutos en el humos que quiera: una persona positiva, alegre…» Fundamentalmente el éxito de los procesos de aprendizaje de acuerdo con esta técnica está basado en tres componentes fundamentales: a) actitud, no aptitud; b) experiencia interna, no comportamiento y c) modo receptivo, no un modo activo del estudiante.
La utilización del «nivel del plano doble» implica que el profesor y/o facilitador debe dar el mismo mensaje a nivel de aula didácticamente de manera simultánea a ambos niveles, el consciente y el paraconsciente (subconsciente). En otras palabras, aquel como gerente del proceso de Aprendizaje Organizacional Acelerado (AOA) debe comunicar el material verbalmente en tal forma que pueda ser reforzado por su comportamiento y modo de actuación.

Dirección-E: [email protected]

A %d blogueros les gusta esto: