Vale acotar  que  el  desprecio  por el conocimiento
y la cultura han sido denominadores comunes
del nazi-fascismo y sus múltiples variables  políticas.

J. R. López P.

Una  de  las  mayores  peculiaridades  del  socialfascismo bolivariano ha sido un enorme desprecio al conocimiento, a la ciencia y la cultura  producto  de  su  impronta  fascista  y  de la limitación intelectual de las élites gobernantes. La pretensión del régimen sigue siendo  procurar  homogeneizar  el  pensamiento  de  la  sociedad  en  torno  a  la  mediocridad  y  al  analfabetismo  intelectual.  El primitivismo  conceptual  que  priva  en  la  nomenclatura  bolivariana  que  nos “desgobierna” desde hace 16 años nos ha llevado a escuchar afrentas al conocimiento tales como “inoculación del cáncer”, “la siembra de pollos”, “la multiplicación de penes”, “millones y millonas”, “atletas  y  atletos”, “entregas  de libros y libras”, “modelos cualitativo-cuantitativos de expresión matemático-aritmético” “el cultivo de maticas de acetaminofén“, entre muchos otras ultrajes a la inteligencia.

Con la llegada del socialfascismo bolivariano al poder se puso en evidencia igualmente un marcado desprecio al conocimiento y a la cultura. A lo largo de estos 16 largos años se han empeñado en aniquilar a las Universidades Nacionales y Centros de investigación del país, de ideologizar la cultura, la educación y el deporte.  Allí  están,  el  nefasto  proyecto  de ley elaborado por la bancada oficialista de la Asamblea Nacional (AN) en el cual se decreta la muerte del Instituto Venezolano de  Investigaciones Científicas, así como  la  política  de  Estado  orientada  al  estrangulamiento  financiero  de las Universidades Nacionales.

En conclusión, la guerra contra el conocimiento y sus diversas manifestaciones por parte del socialfascismo bolivariano forma parte de su proyecto retrogrado que pretende impedir que el ciudadano común tenga un pensamiento crítico sobre los problemas que lo aquejan (inflación, criminalidad, desabastecimiento, crisis hospitalaria, etc.).  Además, es un intento por silenciar a todos los sectores sociales que no comparten el odio, la violencia, la exclusión y la intolerancia propios de los nefastos regímenes totalitarios de sello nazi-fascistas.

(*) Algunos párrafos del escrito de José R. López Padrino, M.D. Ph.D. Molecular Biosciences Professor. School of Veterinary Medicine. U.C. Davis.

Twitter: @genaccion