La metro sexualidad como herramienta de mercadeo

Curiosamente hace unas semanas estaba en un centro comercial de la ciudad de Caracas, cuando escuché a un grupo de personar reunidas, tocando este tema con mucho ahínco, discutiendo sobre lo que les parecía el término y los beneficios o perjuicios que tenia el calificarse o ser Metrosexual. Esto causó tal efecto en mi que me llevó a analizar el asunto a cabalidad, obligándome a leer muchos artículos en Internet para poder traerles a ustedes, desde mi punto de vista, lo que significa este término para el mercadeo y cómo repercute el mismo, no sólo en el comercio, sino también en nuestra sociedad. Por ello y a tal fin es necesario, no sólo crear una definición del término, sino también retroceder en el tiempo, para poder entender y ver si hay o no hay innovación en el mismo. A tal fin, podemos definir el término como:

Metrosexual es la persona de género masculino, con tendencias a la heterosexualidad, bisexualidad y/u homosexualidad que ha de amarse a tal punto, que no teme en exteriorizar su parte femenina en lo que refiere al cuidado personal, forma de vestir, sentimientos, comidas y estilo de vida, haciéndose tan diferente de los arquetipos fijados por la sociedad para este género, que son fácilmente identificables sobre el resto.

Para los heterosexuales metro sexuales, el poseer o tomar como suyas ciertas características relevantes para este adjetivo calificativo, constituye un reto importante, en vista que pueden ser comparados con homosexuales frecuentemente. No obstante, a fin de consuelo, Peter Paige, de la serie “Queer as Folk”, comenta “antes, cuando te confundías y le decías gay a alguien hetero, eras candidato seguro a un puñete. Ahora te dicen: sorry, soy heterosexual, pero gracias por el piropo”.

Así mismo para las personas homosexuales, comenta Paige que “cada vez es más difícil distinguir entre heterosexuales y homosexuales. Sólo nos consuela que los metro sexuales no son violentos”.

Características para conocer a un metro sexual

El ser metrosexual, sin duda alguna, lleva muchas características que te pueden hacer candidato al adjetivo, si así lo deseas; por ello te mencionaré las que constantemente los diferencian en muchas páginas:

· Grandes consumidores de artículos cosméticos o de higiene personal.
· Son indiferentes a lo que piensen las personas de su género o comportamiento sexual.
· Se pintan las uñas.
· Se tiñen el cabello.
· Pueden utilizar atuendos identificados de mujeres como zarcillos, collares, pañuelos, pareos, carteras, faldas, sandalias, etc., sin importar la ocasión, o en lugares donde frecuentemente no los utilizaría un denominado “Mero Macho”. Por que para ellos esto puede significar, no sólo la diferencia de los demás, si no implantar una nueva moda o tema de conversación entre los que le rodean.
· Están en pro de las cirugías corporales o plásticas, para reafirmar su cuerpo o perfeccionar una parte del cuerpo que consideran no es lo que busca el sexo que les atrae.
· Tratan de tener presencia en pasarelas, televisión o medios publicitarios a fin de obtener, lo más rápido, posible admiradores que le ratifiquen lo que ellos sienten por si solos… “Amor de si mismos”.
· Definitivamente poseen un estatus social alto o medio alto, para poder complacerse, adquiriendo todo lo que requiere estar a la moda, con belleza y presencia.
· Trata de estar afiliado a clubes, gimnasios u otros círculos sociales privados, en donde asistan personas “bonitas y adineradas también” que le permitan mantener su estatus mental, ya que mantienen la idea de “mira con quien andas y te diré quien eres”.
· Definitivamente viven en las grandes ciudades o metrópolis, ya que ha mayor población, mayor probabilidad de admiración.
· Gozan del egocentrismo.
· Son narcisistas, ya que constantemente disfrutan al verse en el espejo, por más chico que sea.

El metro sexual en el mercadeo: Un Beneficio o un Perjuicio.

A nivel del mercadeo, pienso que la metro sexualidad ha abierto nuevas herramientas para publicitar ciertos productos o líneas de los mismos, ya que ha permitido que ciertos hombres destaquen a tal punto, que sean hoy en día iconos de sensualidad o seducción reconocidos tanto por mujeres como por hombres, al punto que ayudan nos gusten o no, cumplen su función de VENDER (principal fin del mercadeo). Por ejemplo, David Beckham, acaba de lanzar su propia fragancia, motivado a la alta publicidad que posee, acompañado con el alto impacto que genera en el público femenino por el físico tan adorado por este target, mientras que en el público masculino se destaca, por ser un excelente jugador que posee entre sus éxitos, no sólo ser el capitán de la selección inglesa, sino el haber jugado con uno de los mejores equipos ingleses de fútbol, Manchester United y, en la actualidad, destacar con el Real Madrid, equipo importantísimo en la Liga Española.

Este jugador es considerado el mejor pagado del mundo, no por realmente tener ingresos superiores en su profesión al que posee Ronaldo, con 19.6 millones de euros al año o Zidane, con 13 millones de euros al año. No, definitivamente no: Beckham gana menos que estos en el fútbol, pero saben cuanto produce en total al año…un total de 25 millones de euros, teniendo más de la mitad de los mismos productos de la publicidad, de su cuidado personal, de su teñidas de pelo, crinejas o rasuradas de cabello, del modelaje, de las firmas con marcas de lentes y bebidas gaseosas, entre otras tantas publicidades que crea.

Como ven, el ser Metro sexual, para algunos, definitivamente no es malo… y si le preguntan a las compañías que contratan a David Beckham para sus vallas, afiches, revistas, comerciales o campañas publicitarias, en donde invierten millones, pero definitivamente venden y ganan más de lo que invierten , no creo que le comenten alguna desventaja del ser o tener este conducta.

Tampoco creo que para compañías como Revlon o L´Oreal, se opongan al mismo, ya que ahora poseen una línea más de productos que pueden atacar con productos como antiarrugas para hombres, crema para manos para los que trabajan duro. Humectación profunda, cremas protectoras contra los rayos UV, entre otros inventos, que de seguro las personas con esta tendencia están dispuestas a comprar para mantenerse y cuidarse.

Igual que Carolina Herrera, Gucci, Calvin Klein, entre otros… de seguro se sienten bien con este tema, ya que ahora pueden diseñar “open mind”, por que de seguro habrá alguien en el mercado que compre una cartera colgante de piel de serpiente, grande, extravagante y con piedras, sin importar el sexo que posea. O adquirir un sombrero raro y colorido, que llame la atención para sentirse el centro de atracción. Por esto y por todo lo antes dicho… creo que las línea de los productos ahora será más extensa, no habrá limitantes y se buscará satisfacer a todos sin importar sus exigencias. Que, concluyo yo…: la metro sexualidad debe ser respetadas por todos y, definitivamente, aprovechada al máximo por los que trabajamos con el mundo del mercadeo, ya que nos brinda nuevos mercados, más productos, más servicios y, obviamente, una porción de clientes que no se ha medido hasta los momentos a fondo, pero que esta allí en espera de ser atendido, con dinero y tiempo a invertir, para aquel que los tome en serio y se dedique a ellos.

Esperando les halla gustado el presente artículo y, en espera de sus comentarios, me pongo a la orden de ustedes, amigos lectores.

Dirección-E: [email protected]

A %d blogueros les gusta esto: