Liberación del comercio de servicios profesionales

La actividad económica se ha centrado en los productos primarios, a saber (clasificación universalmente de Clark-Fisher): “…a) frutos originales de la naturaleza: agricultura, ganadería, pescadería y minería; b) productos secundarios: en donde las materias primas son sometidas a un proceso de elaboración: industria, construcción. De tal suerte, que la categoría c) de los servicios, cuya característica principal es la intangibilidad: comercio, transporte y comunicaciones, administración pública, servicios financieros, inmobiliarios, recreacionales, profesionales, domésticos…”, ha quedado relegada respecto al desarrollo de los sectores primario y secundario.

Sin embargo, los servicios han mantenido siempre un papel importante en la economía, en función de que los procesos de producción, sin los servicios que le sirven de base, como son: comercio, transporte, comunicaciones, información, financiero, legal, doméstico, los proyectos completos no se hubieran materializado. Gracias a ellos, se llegó a la época de la revolución industrial en el siglo XIX, cuando se desarrollan las primeras redes de correos, telégrafos, ferrocarriles y navegación de vapor. Para pasar a una segunda revolución en la que, como nos dice Manuel Martínez en la Globalización Gobernada, pág. 103: “…se sustenta la nueva economía…”. Esta nueva economía se basa en las telecomunicaciones, redes, telefonía e Internet.

Es, a partir de los años 80, cuando se ha producido una verdadera explosión de interés por el área de servicios. De allí, a mayor demanda de servicios, mayor demanda económica.

La introducción de nuevas tecnologías al proceso productivo, ha repercutido en la contratación laboral, incrementando elementos intangibles como son: investigación, tecnología e información. Elementos que fortalecen, estructuran y modernizan las organizaciones industriales. De allí que existe una estrecha relación entre lo industrial y el servicio, de tal manera que lejos de ser actividades antagónicas, tienden a unirse y perfeccionar, a los fines de mejorar el producto final.

En los países desarrollados se ha conformado un sector moderno de servicios, que figuran entre las actividades más dinámicas del proceso económico. Debido a su importancia, el comercio de servicio ha traspasado las fronteras, internacionalizándose, prestando sus servicios a nivel mundial.

No podemos dejar a un lado, el efecto globalizador mundial en la materia en estudio, ello en razón a que, la dinámica del crecimiento del comercio mundial se centra en la tecnología.

En base al artículo VI y de la decisión sobre los servicios profesionales de la Ronda de Uruguay, el grupo de trabajo de esta área, ha continuado avanzando en el marco normativo, que haga posible la liberalización de los servicios profesionales. La mayor parte del trabajo se ha centrado en los servicios de contabilidad y auditoria y en los servicios legales, bajo el liderazgo de los países desarrollados y, en menor medida, de la India y de otros países que recientemente han incursionado con éxito en la explotación de estos servicios. De igual forma, el trabajo ha buscado fortalecer los servicios financieros y de telecomunicaciones. El acuerdo en cuestión establece, que los grupos de trabajo se centrarán: “a) la elaboración de disciplinas multilaterales relativas al acceso a los mercados, con el fin de asegurarse de que las prescripciones de la reglamentación nacional: i) se basen en criterios objetivos y transparentes, como la competencia y la capacidad de suministrar el servicio; ii) no sean más gravosas de lo necesario para garantizar la calidad del servicio, facilitando de esta manera la liberación efectiva de los servicios de contabilidad;
b) la utilización de normas internacionales, al hacerlo, fomentará la cooperación con las organizaciones internacionales competentes, definidas en el apartado b) del parágrafo 5 del artículo VI, a fin de dar plena aplicación al parágrafo 5 del artículo VII;
c) la facilitación de la aplicación efectiva del parágrafo 6 del artículo VI de acuerdo, estableciendo directrices para el reconocimiento de la prueba de aptitud.”.
En cuanto a los servicios de contaduría, el trabajo se ha orientado a la búsqueda de procedimientos transparentes de expedición de licencias y estándares mínimos y transparentes.
A nivel regional, los servicios profesionales los progresos para la eliminación de las barreras comerciales, (eliminación de la nacionalidad para la prestación del servicio), siguen siendo escasos.
Tan sólo un grupo de países permite la libre migración, entre ellos se destaca la Unión Europea, el Mercado Común del Sur y Este de África, Comersa. En los demás acuerdos, o no se ha progresado o en la práctica se ha retrocedido en materia de migración. Así, los acuerdos bilaterales firmados por Estados Unidos, se refieren únicamente para el personal de negocios y restringen la posibilidad del movimiento temporal de profesionales independientes, quedando sujetos a una cuota de visas nuevas.
En las negociaciones de la Comunidad Andina, crean la oportunidad para que los países de la región consideren una reforma estructural integral en la prestación de servicios profesionales. La reforma está orientada a eliminar los requisitos de la nacionalidad, por una parte, y por la otra, regulando sólo las profesiones que requieran títulos y licencias. Es este un adelanto importante en aras de la información sobre el ofertante, otorgando mayores garantías para el usuario.
En el caso de los países andinos, que consolidaron la legislación doméstica a través del inventario de medidas restrictivas al comercio de servicios, se aprecia que Colombia, Venezuela y Bolivia son los países menos liberales. En ellos subsisten una serie de normas que limitan la transfronterización de los servicios profesionales, exigiendo la nacionalidad o residencia para el ejercicio de ciertas profesiones. En Brasil y Argentina, dentro del MERCOSUR, es muy liberal la legislación, situación que se hace evidente, por el reconocimiento de titulo.
De lo expuesto, se desprende que Venezuela, se ha quedado atrás en materia de la exportación de los servicios profesionales. Cuando tenemos una importante plataforma: materia de Medicina, Derecho, Ingeniería etc. Por ello, sería importante que los gremios profesionales y las grandes empresas asesoras, unan esfuerzos a los fines de evidenciar que, con el auge del comercio internacional, aumentaría el movimiento interno para la prestación de éstos servicios y por ello, debemos buscar acuerdos con otros países a los fines de lograr los mecanismos que nos permitan liberar las barreras que limitan su exportación.
carlotasc@cantv.net

A %d blogueros les gusta esto: