Nadie es bruto

Lo cierto es que en una de las conferencias de desarrollo gerencial a la que tuve la oportunidad de asistir hace unos años en Boston, los organizadores incluyeron en el temario a un médico de Harvard, el Dr. Howard Gardner, autor de Frames of Minds, quien acababa de escribir un libro que tituló: CREATING MINDS: An anatomy of Creativity as seen through the lives of Freud, Einstein, Picasso, Stravinsky, Eliot, Graham. y Gandhi. Ya el solo título parecía medio loco y de hecho no puse demasiada atención a la conferencia hasta que la idea comenzó a cautivarme, compré el cassette con la transcripción de la disertación y también el libro. El concepto de Las Inteligencias Múltiples que fluye de este trabajo es uno de los elementos más poderosos en el desarrollo de las personas, niños, jóvenes y adultos a todo nivel.
No se a ustedes pero a mi me han llamado bruto más de una vez, cuando en primaria tenía dificultad para las matemáticas y era descoordinado para ciertos deportes. Pero ¡Nadie es Bruto!, es solo que no hemos aprendido a usar nuestras destrezas, habilidades y conocimientos apropiadamente en el contexto correcto. La Teoría de las Inteligencias Múltiples lo que nos dice es que nosotros tenemos no una, sino 8 inteligencias; difícilmente podemos ser brutos en todas ellas, veamos porqué.
1. La Inteligencia LINGÜÍSTICA: Es la capacidad de poder transmitir nuestras ideas con claridad, sea en forma verbal o escrita. Hablar o escribir con coherencia y soltura. Note que si no lo podemos transmitir bien nuestras ideas verbalmente porque somos atropellados y se nos montan las palabras, podemos escribir y eso nos permite hilvanar mejor nuestro proceso de transmisión.
T. S. Eliot, el poeta norteamericano es la persona que Gardner escogió como el ejemplo de esta inteligencia llevada a su máxima expresión. En Venezuela me viene a la mente Arturo Uslar Pietri quien ilustró generaciones en su programa “Valores Humanos.”
2. La Inteligencia LÓGICA / MATEMÁTICA: Esta inteligencia es muy apreciada en gerencia porque es fundamental en los procesos estratégicos, análisis de escenarios y en ayudarnos en nuestra capacidad de discernimiento. Está relacionada con el pensamiento lógico y racional, con una forma estructurada de hilvanar nuestras ideas para llegar a conclusiones o decisiones, con nuestra capacidad numérica.
Gardner escogió a Albert Einstein y a Leonardo DaVinci como exponentes en la historia de esta inteligencia. Einstein era matemático pero yo me atrevería a decir que más que matemático era filósofo. Leonardo DaVinci no necesita presentación: inventor, pintor, escritor, etc.
3. La Inteligencia MUSICAL: Esta inteligencia no sólo nos permite aportar y disfrutar de las melodías, sino que también nos ofrece un sentido de armonía, como decimos nosotros de “ofrecer un buen concierto,” elemento fundamental en la integración y manejo de equipos.
La persona que Gardner escogió como ejemplo de esta inteligencia fue al compositor Igor Stravinsky.
4. La Inteligencia ESPACIAL: está muy relacionada con nuestra capacidad de discernimiento, nuestra facilidad de ubicarnos en el espacio o “dominio” en el que actuamos, la capacidad de construir escenarios en nuestra mente. Está muy relacionada con nuestra creatividad y capacidad de construir puentes imaginarios que nos lleven a terrenos deseados. Aquellos a los que le es fácil conseguir direcciones a las que ya fueron una vez, a ubicarse bien en ciudades extrañas pueden tener esta inteligencia desarrollada.
Gardner escoció a Pablo Picasso, el pintor y escultor español creador del cubismo como el exponente en la historia de esta inteligencia. Picasso creo una nueva forma de ver los espacios que retó a la inteligencia convencional. Yo agregaría aquí a Einstein y DaVinci, sin dejar fuera a uno de los mayores genios del ajedrez que han existido, Bobby Fisher, quien era capaz de jugar con 112 maestros en forma simultánea y ganar todas sus partidas.
5. La Inteligencia CINÉTICA CORPORAL: Martha Graham, la bailarina negra norteamericana decía: “solo vivo cuando bailo.” Ella es la persona que Howard Gardner escogió como la representación de esta inteligencia que tiene mucho que ver con nuestra coordinación motora, la fluidez de nuestros movimientos, la soltura, como cautivar; habilidades que pueden ser muy útiles en el ejercicio del liderazgo.
A la escogencia de Gardner yo me atrevería a incluir a atletas com Michael Jordan, que parecía suspenderse en el aire mientras jugaba, y a otros genios del ballet como Rudolf Nureyev.
6. La Inteligencia INTER-PERSONAL: es aquella que nos permite interactuar con los demás, comprender a las personas, llevarnos bien, aprender a escuchar, saber cuando y como opinar, crear condiciones de ganar / ganar, crear sinergia; en otras palabras la mayoría de las actividades fundamentales para las personas y gerentes, muy relacionada con los hábitos 4,5,y 6 de Covey.
No en balde la persona que Gardner escogió como representativo de esta inteligencia a Mahatma Gandhi el líder espiritual de la India que venció a los ingleses con la fuerza de sus ideas, no con la fuerza de las armas. Gandhi pasará a la historia como la persona que creo la forma de resolver conflictos en forma pacífica.
7. La Inteligencia INTRA-PERSONAL: es compleja porque tiene que ver con nuestra capacidad de conocernos a nosotros mismos, pero de conocernos de verdad no de pagarnos y darnos el vuelto como sucede la mayoría de las veces, sino de aceptar nuestras debilidades. Está relacionada con la valentía de reconocer nuestros errores y con nuestra capacidad de aprender de ellos y mejorar.
Sigmund Freud, el neurólogo transformado en Psicólogo / Siquiatra fue la persona que Gardner escogió como ilustrativo de esta inteligencia a lo largo de la historia de la humanidad. Freud, creador del Psicoanálisis ha sido la persona que más contribuyó a conocer los complejos procesos de la mente. En Venezuela el Dr. Abraham Krivoy tiene esa misma vocación.
8. La Inteligencia NATURALISTA: nació un poco después de las primeras 7, y tiene que ver con la capacidad de saber reconocer a los miembros de nuestra misma especie, quien en el equipo de personas está conmigo; detectar y reconocer quien nos está diciendo que está con nosotros hasta la muerte, mientras que por detrás dice y hace lo contrario; un poco aquello de saber quienes son los verdaderos miembros de mi manada, quienes piensan, sienten o actúan más o menos como yo. Saber conocer no solo a los miembros de nuestra misma especie, sino como relacionarnos con los miembros de otras especies.
En esta última inteligencia, Gardner no ha manifestado preferencias, pero yo me atrevería a proponer a Abraham Lincoln. Se aceptan sugerencias.
Ahora, ¿hay alguien que pueda ser bruto en las 8 inteligencias? Lo dudo. Será más inteligente aquel que aproveche aquellas en la que tiene mayor fortaleza y las sepa armonizar o apalancar con otras menos fuertes pero que sean apropiadas en la situación o “dominio” a que se vea sometido.
Bobby Fisher tenía una inteligencia Espacial extraordinaria, pero era un energúmeno insoportable que lo hacía ser rechazado por todo el mundo a su alrededor; su inteligencia Inter-Personal era prácticamente inexistente. Hugo Chávez tiene unas inteligencias Lingüística y Naturalista bastante bien desarrolladas, pero la Intra-Personal, Inter-Personal y Cinética Corporal brillan por su ausencia, y además canta horrible. Ahora, nada garantiza que utilicemos bien nuestras inteligencias, a menos que nuestras decisiones y actuaciones estén enmarcadas en principios permanentes, una sana espiritualidad y respeto por los demás, y es aquí que los Mandela y los Gandhi se distancian de los Chávez, los Stalin y los Hitler.
Mi nieto Andy parece tener unas inteligencias Cinética Corporal y Lógico Matemática excelentes, mientras que mi otro nieto, Pedro Luis, se destaca por sus inteligencias Lingüística e Inter-Personal. Si analizamos a las personas en nuestro alrededor veremos que en la mayoría de los casos, las personas se destacan a dos o a lo sumo tres inteligencias. Este sería un interesante ejercicio para hacer con nuestros hijos y allegados, con los miembros de nuestros equipos de trabajo o comunidades, para ayudarlos a potenciar las cosas buenas que tienen y donde pueden apalancarse, y a detectar aquellas áreas en la que necesitamos trabajar para ser todo lo inteligentes que somos capaces de ser.

Dirección-E: [email protected]

A %d blogueros les gusta esto: