No se deje atrapar por la Megalomanía

            Mucho cuidado con la Megalomanía, por su alcance, repercusiones, por todo lo que ella representa. Como  se sabe, la palabra deriva de dos raíces griegas, manía (obsesión) y megas (grande). A veces es un síntoma de desórdenes psicológicos como el complejo de superioridad o la compulsión eufórica, donde el sujeto aquejado de esta perturbación tiende a ver situaciones que no existen o a imaginarlas de una forma tal que sólo él termina creyendo. Las puede emplear para manipular sentimientos y situaciones de cualquier tipo. Es un mal estudiado por los especialistas desde tiempos muy remotos. Los ejemplos más comunes son de emperadores, monarcas, dictadores y de jefes de familia, entre otros.

 ¿Cómo se puede definir a la Megalomanía?

        adriangaleano.blogspot.com opina, que  la megalomanía se puede definir como un estado psicopatológico caracterizado por delirios de riqueza, poder, u omnipotencia, asociado con los delirios de grandeza y una obsesión por tener un control de todo (relaciones, emociones, familia, etc.).

       Muchos psicólogos están de acuerdo que la megalomanía deriva de problemas como múltiples depresiones, complejos de inferioridad que conllevan a desórdenes paranoides, en donde el individuo llega a imaginar situaciones que no existen y termina creyendo en ellas totalmente. El mejor ejemplo de la megalomanía se puede observar en monarcas, emperadores y dictadores.

        Al respecto de ella, comenta hmikypalaciosfrugone.wordpress.com, que la megalomanía es una enfermedad psiquiátrica que se caracteriza porque el individuo que la padece tiene la convicción de que todo lo que dice, piensa o hace es grandioso.
 
        Es sufrida por individuos vanidosos con un sobrevalorado ego que tienen un marcado complejo de superioridad.
 
        El megalómano siente desprecio por los demás; los ve como seres inferiores.
 
        Es tan grande su egolatría, que se refieren sarcásticamente contra todo ser   que no sea él mismo.
 
        En su interior es un medroso y como mecanismo de defensa agrede. En otras palabras, en su interior es acomplejado, frustrado y miedoso.
 
         Por el miedo a ser superado, ridiculiza a todo ser del que se sienta amenazado. Con sus acciones lesiona a todos los que el cree que son una amenaza para su ego.
 
         Agrega la fuente citada, que la personalidad del megalómano está descrita en la psicopatología psiquiátrica. Los que la padecen han crecido en una vida llena de resentimientos.
 
         Generalmente han sufrido la ausencia de uno de sus progenitores. Es muy frecuente la asociación del suicidio del padre o la madre como factor causal de un trauma psicológico determinante que genere el fenómeno.
 
       Los complejos forman parte de su patológica personalidad y van condicionando a la agresividad como mecanismo de defensa para evitar que su miedo interno se descubra.
 
      La dinámica de este proceso se da de la siguiente manera: primero existe el trauma psicológico, luego vienen los resentimientos, a continuación se forman los complejos, luego aparece el miedo y finalmente aflora la agresión como mecanismo de respuesta para ocultar toda la cadena previa.
 
       Son individuos con mucho despliegue de actividad física. Cantan, bailan y aparentan ser muy simpáticos. Sonríen constantemente y tratan de ser el centro de atención de toda circunstancia, pero sin permitir a nadie que se luzca en el mismo espacio.
 
     Como siempre, están rodeados de estúpidos relativos o lambones, se convierten en falsos líderes, que por su fogoso temperamento, arrastran a los demás.
 
       Los megalómanos constituyen un peligro para la sociedad. Son una terrible amenaza para el sistema de convivencia si manejan algún tipo de poder.
 
     A mayor poder; mayor daño causado. Imponen por la fuerza sus ideas y someten a los que lo rodean y se dejan.
 
    Como no hay forma de controlarlos, en algún momento también arremeterán contra los que están a su lado. Por sus ideas paranoides, los eliminará.
 
      Muy interesante, lo que comenta a fuentes especificada, que NO existe tratamiento psiquiátrico, psicológico, farmacológico, hipnótico, quirúrgico, clínico, de medicina alternativa, magia o de cualquier clase que pueda controlar y peor curar a quien tiene  este problema.
 
     Si bien es cierto que el megalómano de alguna manera se hace daño por su padecimiento; es mucho más cierto, que mayor es el daño que por su padecimiento le causa a los demás.
 
  ¿Cuáles serían algunas características de los megalómanos?
 
    espanol.answers.yahoo.com, comenta entre algunas:
 
· No toman en cuenta a nadie para hacer sus tareas o realizar cualquier   actividad.
· Por lo general la gente los rechaza. Por sabelotodo.
· Se aman en forma enfermiza a sí mismos.
· Son vanidosos.
· Cree que le gana a cualquiera en todo.
· Cree que es el cuerpo más bello.
· Cree que impacta a cualquiera que lo conoce
· Le gusta que lo elogien.
· Cree que todas las personas están obligadas a amarlo.
· Cuida en forma enfermiza de su salud.
· Optimista en extremo.
· Siente que merece tener más que los demás.
· Quiere tener lo mejor en ropa, perfume, y objetos materiales.
· Ególatra, Megalómano

      Muy interesante tener presente, como lo indica elalmanaque.com, no es una enfermedad por sí misma, mientras no alcanza el nivel de delirio, de obsesión, de carácter claramente patológico. Y cuando alcanza estos niveles, es tan sólo un elemento más en el síndrome de enfermedades mentales graves. En una sociedad que tiende a la depresión, unas dosis razonables de autoestima, que le acerquen a uno a su propia realidad, ayudan lo suyo. Pero cuando adquieren la misma intensidad que las depresiones, pero en el polo opuesto, y no digamos si se alternan con éstas, constituyen un serio peligro no sólo para el que sufre estos accesos de delirio, sino para todo el entorno que los ha de sufrir.*Fuentes debidamente señaladas.
 
 (*) Docente universitario de Postgrado.
 
Web:  www.carmorvane.com

A %d blogueros les gusta esto: