Por nuestro país, por nuestros hijos y nietos: ¡Yo voto!

“La democracia, es un conjunto de reglas
procesales para la adopción de decisiones colectivas,
en el que está prevista y propiciada la más
amplia participación posible de los interesados”.
Centro Humano de Liderazgo.

México

Los venezolanos creemos y defendemos la democracia participativa; es decir, no nada más hablamos de ella, sino que somos parte activa para que ésta se lleve a cabo, porque sabemos que es uno de los elementos insustituibles para ser un país libre.

La libertad completa de un país se compone en realidad de tres tipos de libertades: las civiles, que se refieren al imperio de la ley, la libertad de tránsito, libertad de expresión, libertad de prensa, etc. Las económicas, referidas a un sistema bancario autónomo, un mercado regido por las leyes de la oferta y la demanda, libertad para enajenar y poseer bienes, etc. Y finalmente las políticas, referidas a elecciones limpias, sufragio universal, respeto al voto, división de poderes, autoridades electorales independientes, etc.

Es en esta última libertad, la política, donde entra la democracia. Por eso es necesario agregarle a la palabra democracia, el adjetivo de ¡participativa!

No hay lugar para espectadores, en este campo de juego no hay gradas, todos somos parte del equipo que es Venezuela, y el que no participe no tiene derecho a quejarse de nada, ni tendrá derecho al premio.

Una de las definiciones de la Democracia es el “predominio del pueblo en el gobierno político de un Estado”. Este predominio ha presentado formas diversas en la historia, a tal punto que algunos dirigentes han utilizado el término Democracia, para acabar con las libertades, en abierta contradicción con la esencia misma de la Democracia. Por eso la Constitución de cada país ha tratado de preservar su esencia y el comportamiento de los ciudadanos al respecto.

La Constitución nuestra en su Artículo Primero menciona, entre otras cosas, que nuestro país “es irrevocablemente libre e independiente y fundamenta su patrimonio moral y sus valores de libertad, igualdad, justicia y paz internacional en la doctrina de Simón Bolívar”.

El Artículo Tercero prevé que entre los fines esenciales del Estado se encuentra el “ejercicio democrático de la voluntad popular”. Este ejercicio democrático se materializa cada vez que se presentan procesos electorales como el que tenemos hoy en nuestro país. Los venezolanos tenemos el derecho y el deber de concurrir a votar para escoger nuestro presidente por los próximos seis años.

Este Presidente escogerá el equipo que lo acompañará en la implementación de normas y procedimientos para tratar de profundizar el mandato de la democracia, procurando la “participación” del pueblo en sus ejecutorias. Para hoy tenemos dos posiciones claramente diferenciadas, de acuerdo a lo expresado por los candidatos. Una es continuar “la revolución” iniciada hace 14 años” y la otra es “lograr un cambio en el país que nos permita a los venezolanos enrumbarnos hacia el progreso”.

Ahí están las dos posiciones que debemos analizar fríamente y concurrir a expresarlo en las urnas actuando con la mayor libertad. Son dos posiciones muy diferenciadas y cada una de ellas es el producto de una visión de país que se nos ha presentado durante la campaña electoral. Los venezolanos tenemos que concurrir con entusiasmo y votar de acuerdo a lo que nos dicte nuestra propia conciencia, escogiendo la opción que a nuestro juicio signifique lo mejor para el país y para nuestros hijos y nietos. Todo esto va a depender de la evaluación que hagamos de lo sucedido durante estos 14 años: si estamos de acuerdo con lo que ha sido el país o queremos un cambio.

Lo importante de todo esto es preservar la libertad y la independencia no solamente para votar, sino también para tener una posición crítica y poder expresarla ante las instancias correspondientes sin temor a las represalias que puedan tomarse desde el gobierno.

Temas trascendentes como Seguridad, Salud, Educación, Propiedad… y otros más, deben guiar nuestras posiciones para ejercer el derecho hoy. Va a depender de la visión que tengamos del futuro: si pensamos que puede continuar siendo como ha sido en estos 14 años, o creemos que debemos cambiar de rumbo bajo nuevos esquemas de libertad y de respeto.

Nuestro llamado es a que concurramos masivamente a votar y expresarnos libremente, porque –como dice la cuña de televisión- “abstenerse sale muy caro”. No podemos dejar que otros decidan por nosotros, hay que concurrir a votar con absoluta libertad, sin miedo y pensando en nuestro futuro, en nuestra familia y en nuestro país. El país nos lo está pidiendo, y no podemos darle la espalda porque somos nosotros los únicos responsables de lo que va a ser Venezuela durante los próximos seis años.

COMO DIJO EL PAPA JUAN PABLO II EN SU VISITA A VENEZUELA; “NO TENGAMOS MIEDO, UNÁMONOS LOS BUENOS, QUE LOS MALOS YA ESTÁN UNIDOS”.

Dirección-E: [email protected]
Web: www.gerenciaenaccion.com.ve
Twitter:  genaccion

A %d blogueros les gusta esto: