¡Que se cumpla lo que quieres!

“Prepararnos para vivir un año a pleno
requiere ocuparnos de nuestro cuerpo y alimentar
el alma evitando los excesos de “exigencias”,
de rencores y desánimo y que no falten
“consideraciones” hacia nosotros mismos,
como para los demás, gestos de perdón
o gratitud, abrazos y charlas intimas,
sueños y proyectos…”

M. Florencia Olivieri

¡Este año es el primer año de vida del resto de tu tiempo en este planeta…¡

Hacer un balance del año vivido. Reflexionar cuál fue su resultado, comparando entre lo que se anhelaba lograr y lo que se logró, además de considerarlo como un punto referencial respecto de lo que se busca y en qué se ha de modificar lo pertinente a lo que se ha de hacer para alcanzar lo idealizado.
 Para ello, se necesita tomar conciencia de la capacidad individual (“No se pueden pedir peras al olmo”) y de la responsabilidad para planificar cómo se quiere vivir a lo largo del nuevo año, formulando el Plan de Vida del nuevo año a través de conductas concretas, estableciendo los objetivos y las metas que se propongan para este año en las distintas áreas de la vida (familia, pareja, amigos, trabajo, estudio, etc.) son sólo algunos de los componentes vitales para un proyecto de mejora personal.

El presente es una gran oportunidad de afianzar lo que se quiere ser; es decir, seleccionar lo que se desee como complemento y que sea parte del año vivencial de cada persona y es el momento ideal para soltar lo que no se quiera que siga con cada quien (¡botar el lastre!). Es -a la vez- el mejor tiempo de reflexión para elegir nuevos emprendimientos, incluyendo los escenarios de apoyo; o también llevarlos a cabo en el caso de aquellas personas que -habiendo elegido un futuro deseado- no lo han logrado o no se le ha permitido así.

Simplemente, es el tiempo para quienes desean recuperar sus sueños y hacerlos realidad… para aquéllos que quieren movilizarse activamente y dejar la inercia que les detiene y comenzar a transitar por el camino que les lleve a los lugares que anhelan… ocuparse de las áreas de la vida de cada quien más descuidadas o necesitadas y a reforzar las más sanas.

¿Cuál es la mejor actitud para iniciar un nuevo año?
Una actitud reflexiva, para repensar lo pasado; humilde, para reconocer errores y esperanzadora, para proyectar un año nuevo. 
Balance… no es sólo para contadores…
Al comenzar este año, es importante hacer un balance del año anterior. Implica detectar los “ingresos” (los bienes incorporados a la vida de cada quien): afectos, conocimientos, recursos materiales, virtudes recibidos; ¿cuáles decisiones acertadas fueron concebidas y adoptadas?, ¿cuáles aspectos se sumaron a la vida personal el año anterior? 
Enumerar los “egresos”: ¿qué se dio?, ¿en qué se invirtió?, ¿cuánto tiempo se dedicó al logro? Valorar los aciertos, las puertas que se abrieron, las heridas que se cerraron, lo que se logró (en el área física, emocional, mental), detallando las “pérdidas”, ¿qué nos quitaron? ¿en qué se gastó? ¿cuáles conductas equivocadas se tuvieron? ¿en que se perdió? ¿qué se dañó o descuidó?, ¿cuánto tiempo se derrochó inútilmente?, etc.

Se han de programar metas para el nuevo año, respondiéndose estas preguntas: ¿se programa la vida (personal, familiar, empresarial, etc.) y se tiene un destino marcado? y ¿sólo se está jugando a que se está programando?

El destino es la consecuencia de las elecciones individuales o de las hechas en equipo; de lo contrario, las personas no serían seres esencialmente libres (aunque no plenamente libres, pues hay limitantes éticas y morales que demarcan el terreno donde proceder, linderos que al sobrepasarlos significa que se está haciendo lo que no ha de ser). Hablar de metas, es hablar de responsabilidad, de elección (de decisión entre opciones) y esto se opone al concepto de destino o de vida ya programada por fuerzas ajenas.

La gente quiso conocer su futuro desde tiempos inmemorables, para lo cual apeló a los brujos, oráculos y otros representantes de lo oculto, producto esto -entre otras- de la ignorancia y/o del pensamiento mágico.
En la actualidad, hay masas que confían en astrólogos, futurólogos, videntes con los mismos fines: para conocer el futuro, la fecha de su muerte, como le irá en el amor, el trabajo; sin embargo, científicos del comportamiento humano han remplazado el concepto mágico de “destino” por la noción del “argumento de vida” (programa o plan) concebido en la infancia, con base en las influencias parentales que luego se olvidan o reprimen, pero continúa sus efectos.
Si bien es imposible predecir el destino, sí es posible detectar el argumento (el programa de la biocomputadora humana: el cerebro) y hacer modificaciones o reparaciones. El programa tiene ciertas capacidades, limitaciones, hay cosas que se pueden hacer y otras no, se puede estar mejor programado para desempeñarse bien en conductas referidas al trabajo o en la vida efectiva y no tanto para la vida social y los deportes, por ejemplo; o tener buenos modelos para desarrollar un talento artístico y menos para lo aritmético, o un programa limitado para desarrollar actitudes de disfrute y descanso, y estar programado para el esfuerzo y el trabajo, etc.
Hay infinidad de combinaciones, pero lo bueno es que en todas hay aspectos valiosos y otros potencialmente útiles para vivir mejor.

Así como para optimizar y aprovechar las virtudes, talentos y dones que como seres humanos se poseen para hacer del diario vivir una vida con sentido, a ustedes lector o lectora los exhortamos y animamos a que haga de este año una planificación provechosa… de su vida y su tiempo…. resistiendo y renunciando a hábitos absurdos junto a pensamientos y emociones que lo empobrecen en las diferentes áreas de realización personal (familia, pareja, trabajo, amigos, hobby, nuevos proyectos, talentos y dones) y haciéndose tiempo para aquello que le permite obrar saludablemente en su plano físico, emocional, mental y espiritual.

¡Construir un nuevo año que valga la pena celebrar y que sume vida y calidad a los años!

¡El nuevo año te invita a “volver a empezar” o “elegir como seguir”..!

Dirección-E: gerenciaenaccio[email protected]
Web: www.gerenciaenaccion.com.ve
Twitter: @genaccion

A %d blogueros les gusta esto: