Tú eres la innovación (Parte I)

“La belleza está ahí para que usted la vea, si es que tiene la mente y el corazón aptos para mirar; no está fuera en la nube, en el árbol, en el agua, en la cosa, sino dentro de usted mismo”
Krishnamurti

Creo que una referencia obligada para el tema de la innovación es el trabajo desarrollado por la empresa IDEO (www.ideo.com). Tom Kelley (uno de los fundadores y altos directivos de IDEO) y Jonathan Littman afirman en su libro “El arte de la innovación” que: “Para innovar, debes comenzar por aprender a confiar en tus instintos y no en la investigación de mercado”. Esto me lleva a pensar que la innovación está sembrada dentro de cada uno de nosotros…tan sólo nos hace falta “tener la mente y el corazón aptos para mirar” dentro de nosotros y encontrar las semillas de la innovación para regarlas y ayudarlas a crecer…

¿Cómo podemos desarrollar ese “sentido de innovación” que tenemos por dentro? Elaine Dundon en su libro “Las semillas de la innovación” recomienda lo siguiente:
1. Intentar nuevas cosas.
2. Buscar respuestas alternativas una vez que la “respuesta correcta” ha sido obtenida.
3. No controlar los puntos de vista y las opiniones de los demás.
4. Olvidar algunas de las viejas reglas y modos de hacer las cosas.
5. Aceptar que el fracaso es siempre posible.

Intentar nuevas cosas

Siempre que hablo de este tema hago referencia al caso de nuestra “enfermiza y aberrante” inclinación a afirmar que no nos gusta cierto tipo de comidas. Desde hace pocos años, aquí en Venezuela ha habido un boom por la comida estilo sushi y muchas personas afirman que esa comida sabe muy mal o no les gusta…lo insólito es que hacen tales afirmaciones y nunca han probado comida sushi…me pregunto: ¿cómo es posible que alguien pueda afirmar que no le gusta el sushi, si nunca lo ha probado?

Lo relevante de este punto es, que para que puedas mejorar tu “sentido de creatividad”, debes exponerte a probar e intentar muchas cosas…sé que esto es mucho más fácil decirlo que hacerlo pero debes abrir tu mente; de lo contrario te quedarás atrapado en los viejos y obsoletos hábitos y conocimientos.

Buscar respuestas alternativas una vez que la “respuesta correcta” ha sido obtenida

No existe algo llamado “la respuesta correcta”…nadie en este mundo tiene la verdad absoluta en sus manos (mucho menos en su cerebro)

Existen miles, si no millones, de respuestas y formas alternativas de hacer las cosas…tenemos que comprender muy profundamente que nuestra particular forma de hacer las cosas no es la “única” forma de hacerlo. En el mundo existen muchas más soluciones para lo problemas, que las personas que viven en él…esto se debe a que, no solamente una persona puede resolver problemas, ya que diferentes combinaciones de personas pueden ser mucho más efectivas en la resolución de tales problemas.

No controlar los puntos de vista y las opiniones de los demás

Este punto tiene relación con el anterior, debido a que como nadie tiene la verdad absoluta en sus manos, yo no puedo afirmar que mi punto de vista sea el único que tenga validez…vivimos en un mundo en el que la diversidad es la que rige…si queremos conseguir nuevas y mejores formas de hacer las cosas, debemos contar con una red de talentos que hagan aportes significativos en la resolución de nuestros problemas…vivimos en un mundo interconectado en el que cada vez se hace más necesaria la colaboración y cooperación…recuerda algo: si en un grupo de personas, dos de ellas piensa de forma exactamente igual, entonces una de las dos está demás…

Olvidar algunas de las viejas reglas y modos de hacer las cosas

Vivimos en una época en el que el conocimiento se vuelve obsoleto a una altísima velocidad…lo que ayer era cierto, es muy probable que hoy ya no tenga validez; y lo que es cierto hoy, tiene muy pocas probabilidades de ser cierto mañana…cada vez se hace más difícil establecer normas, porque la velocidad del cambio es superior a la velocidad con las que se redactan las normas…en la actualidad, la palabra clave es “flexibilidad”…si no cuentas con esa palabra en tu diccionario, será mejor que la busques y la incorpores y comprendas muy rápidamente porque corres el peligro de ser segregado por el sistema…el “mundo rígido” está muerto…la “estabilidad” está muerta…piensa muy rápidamente en esto y toma las acciones necesarias para incorporar nuevas reglas y modos de hacer las cosas…recuerda que en este mundo nada es definitivo…

Aceptar que el fracaso es siempre posible

Cada vez que tengo la oportunidad de dar una charla muestro una fórmula:

FRACASO + APRENDIZAJE = ÉXITO

La clave del éxito se basa en aprender profundamente de cada uno de los “fracasos” a los que nos enfrentamos…tenemos que ver cada fracaso como una tremenda oportunidad de aprendizaje…un amigo mío dice que: “no existen las cosas malas, sólo existen las cosas buenas y las diferentes de buenas”

En la próxima parte de este artículo continuaré exponiendo mis ideas y aprendizajes sobre la innovación…

Dirección-E: [email protected]

A %d blogueros les gusta esto: