Un futuro sin futuro

Es de entender que para poder conseguir éxito en el proceso de conversión se requiere una buena base de la persona, en cuanto a su crianza, entrega, ganas de querer aprender, conocimientos mínimos requeridos y sobre todo un enfoque centrado y responsable sobre determinadas situaciones. Algo así como pretender remar con todos a bordo y tener una colaboración en forma coordinada de todos, sobre la base de un mismo objetivo para poder ganar, sin que generen diferencias de posiciones, credos o historia de cada una de las partes del todo.

Sin embargo, en el mundo actual globalizado, me encuentro con una juventud diferente, con afán protagónico sin objetivos ni rumbo fijo, salvo que no sea estar a la moda y divertirse a reventar, definitivamente hasta este punto esta generación era igual a la mía; pero cuando profundicé y analicé en forma mucho mas crítica, me di con la sorpresa de encontrar diferencias enormes con respecto a otras generaciones. Ésta no tenia educación ni respeto por el prójimo ni por ellos mismos, menos por los mayores , las mujercitas dejaron de lado su lado femenino hablando y actuando como el muchacho más incorregible y grosero que pueda existir y, lo que es peor, encontré un sistema cuyo mercado, y obviamente su objetivo, era esta porción tan vital para cualquier país: su juventud, completamente dominada por el.

En otras palabras: la juventud, divino tesoro de cualquier país, estaba al servicio y uso del sistema, el mismo que, tal cual bestia devoradora y nunca satisfecha, busca incrementar sus ganancias en forma desmedida, dictando normas de comportamiento como de usos y costumbres, todas orientadas al consumismo total, dejando de lado los valores como si estos fueran enemigos de la forma de ganar dinero.

Me pareció realmente curioso el no encontrar escritos al respecto donde los estudiosos analizaran esta desgracia agigantada día a día, al incorporar a muchachos cada vez más jóvenes a sus filas. Su vestimenta, música, letras de las mismas, películas y comerciales publicitarios, como también la prensa tanto televisiva como escrita y radial, diera la impresión que fueran realizadas con el único objetivo de capturar, de la forma más abierta y sin descaro ni vergüenza alguna, a este bocado apetitoso en etapa de aprendizaje vital para llevarlos al comienzo del final, porque dudo que pueda existir un buen porvenir de continuar el sistema en este camino.

Es como si pretendieran usar una escalera, pero en lugar de que sea para subir, sólo se usa para bajar; en otras palabras: un retroceso lamentable, encubierto por un término engañoso denominado modernismo, contando para esto con ojos que se cierran y oídos que no escuchan, en momentos críticos como para no querer ver realidades, porque al sistema del cual dependen, y es el que los mantiene en esta situación, le conviene por aspectos específicamente económicos. No encuentro otra explicación.

Cualquier sociedad en el mundo que no ponga control, sobre estas situaciones tendrá que lamentar a corto plazo los vacíos que se generarán en la conducción del mismo país, en un futuro mediato.

¡!!Enseñemos a respetar y buscar valores para poder respetarnos y tener futuro!!!

Dirección-E: [email protected]

A %d blogueros les gusta esto: