Una aproximación al comportamiento de compra de alimentos

Los efectos del Covid-19, a los diferentes países y a sus sectores económicos han sido muy dañinos, aun cuando la afectación no haya sido de igual magnitud para todos. Tal es la situación, que los organismos internacionales especializados en analizar y estimar el crecimiento económico de los países desarrollados y emergentes, han tenido que revisar sus predicciones debido a que se quedaron cortos ante el efecto devastador del famoso virus.

Al tratar de analizar las implicaciones de los efectos del virus en los países latinoamericanos – donde más daño han ocasionado – hemos considerado relevante abordar el sector de la alimentación específicamente, en cuanto a lo que deben esperar las empresas como resultado del comportamiento de compra de nuestros consumidores.

Experiencias propias y consultas de información a empresas consultoras nos indican que los patrones de compra de los consumidores han cambiado de manera importante. Basta observar que, en el presente entorno de crisis, las visitas a los supermercados y otros expendios de alimentos han disminuido en términos de frecuencias, pero al mismo tiempo se ha incrementado el gasto por visita en valores estimados entre 30% y 35%.

Aproximándonos a un mayor detalle acerca del consumidor latinoamericano le podríamos caracterizar su comportamiento, de la siguiente manera:

Es un consumidor más racional. Ante el entorno de crisis que lo acompaña, 2/3 de ellos han desarrollado la virtud de ser más racionales. Es mayor buscador de precios, otorga mayor importancia a las promociones, evita pasar por varios intermediarios y el encarecimiento del precio del producto. Es decir, ahorra tanto como puede influenciado por la crisis económica familiar.

Está más preocupado por alimentarse saludablemente. Ante el confinamiento y permanencia de la familia en el hogar se privilegia una cocina más saludable y elaborada. Lo que ocasiona que la cesta de compra se haya incrementado con productos clasificados como saludables y de mayor calidad. El interés por este tipo de productos esta liderizado por un amplio segmento de consumidores preocupados por fortalecer su sistema inmunológico ante posibles brotes.

Prioriza la proximidad y la disponibilidad de productos frescos. Ante la crisis económica y la preocupación de los contagios y rebotes, los consumidores tienden a priorizar la proximidad y la disponibilidad de productos vegetales (frutas, verduras, legumbres y otros). Es decir, adquirieren los productos frescos de la temporada en los establecimientos más cercanos.

Incrementa el uso de los productos de conveniencia y de comida preparada para llevar. Se ha incrementado el uso de complementos a la cocina como caldos, salsas o productos congelados como consecuencia de la incorporación a los puestos de trabajo. También los más afectados por la crisis económica, se decantarán por la comida envasada y los platos ya preparados.

Incrementa la compra de los alimentos indulgentes o de capricho. Es la nueva categoría de productos referida al consumo y disfrute de los consumidores que satisface temporalmente el hambre y contribuye a disminuir el ocio, el aburrimiento y aumenta el placer sin sentimiento de culpa, tales como: galletas, golosinas, papas fritas, bebidas, chocolates y otros.

Avala el aparecimiento de nuevas marcas. Durante este período no son pocos los consumidores que se han vistos obligados a cambiar de marcas, lo que a su vez representa una gran oportunidad para acercarse a estos nuevos compradores, teniendo la oportunidad de conocerlos más y convencerlos para que repitan la compra. Usualmente son productos más económicos, de marcas blancas o del distribuidor y se caracterizan porque no implican gastos de publicidad. Estos productos han incrementado su demanda motivado al impacto en los ingresos de los hogares.

Otorga mayor importancia al servicio de reparto a domicilio. No caben dudas que en nuestros países en donde el consumo fuera del hogar se ha reducido, el servicio de reparto a domicilio o delivery se ha incrementado en un porcentaje importante y del cual ya en otro articulo de este autor fue referenciado. Inclusive durante el confinamiento que se vive actualmente, se destaca el auge del comercio online utilizado por familias que apenas se iniciaban en la compra online de productos de gran consumo, tales como, las integradas por personas de la tercera edad.

Con esta nota, se pretende servir de apoyo e información a las empresas de distribución de alimentos a manera de orientación en sus desarrollos e iniciativas.

[email protected]

http://deproimca.com

Deja un comentario