Venezuela: un país con un nuevo rumbo

El foro realizado en Valencia recientemente por la Cámara Venezolana-Americana de la Industria y Comercio (Venamcham), ofrece algunas ideas sobre este tema, ratificando la idea entre los representante de este sector que “en el 2007 entramos en un país que toma un nuevo rumbo”, tal y como lo señalara Edmond Saade, presidente de esta organización en las palabras de apertura.

Cambios en la economía

Según Joseph Saade, quien se desempeña como Country Manager de AC Nielsen de Venezuela, entre el 2003 y el 2006 se vivió un ciclo de crecimiento económico caracterizado por el protagonismo de un “consumidor contento”; sin embargo, las medidas que adelanta el Ejecutivo Nacional, revertirán algunos elementos que venían repuntando en el citado período.

Para el representante de la mayor empresa de investigación de mercados, a nivel mundial con presencia en más de 120 países del mundo, la tendencia es que haya mayor índice inflacionario, más desempleo formal no gubernamental, paulatina caída del poder adquisitivo y escasez de productos.

Saade basó su presentación en un escena de dos actos, donde el primero, (2003-2006), estuvo caracterizado por una bonanza económica; una parte intermedia, en la cual se aplican las medidas para la profundización de la revolución y el llamado Socialismo del siglo XXI, y un segundo acto, donde la tendencia se orienta, además, hacia la represión de la inversión.

En su presentación destacó, que durante el 2007 debería haber un crecimiento cercano al siete por ciento, al tiempo que señala que la bonanza vivida por el país en el período 2003-2006, ha llevado a un incremento en el poder adquisitivo del sector E de la población.

Esta etapa estuvo caracterizada por el crecimiento sostenido del PIB y el gasto público durante tres años, el aumento real del poder adquisitivo del nivel E y que el mercado en dólares se duplicó en tamaño en este período. Sin embargo, todo ello ha venido acompañado de muchas interrogantes en el sector privado.

Asegura, que si no existiera incertidumbre política, las inversiones serían mayores en nuestro país, al tiempo que afirma que la tendencia mantendrá una línea hacia reprimir la inversión.

Medidas económicas que no afectan al pueblo

Pese a lo expuesto por Saade en relación a las medidas que aplica el gobierno nacional y su incidencia en la población, Rodrigo Cabezas, ministro de Finanzas, señala que las medidas que Ejecutivo Nacional ha tomado son de carácter transformador y de un profundo cambio estructural en la economía nacional.

Sumando a lo dicho por voceros del gobierno, donde se indica que todas las acciones tienen como objetivo una mayor democratización del capital, Cabezas ha hecho algunos señalamientos en torno a la ampliación de las alícuotas del IVA y reducción de este impuesto, así como la reforma monetaria.

Asegura que, no obstante están conscientes que el Estado dejará de percibir por la aplicación de estas medidas, un aproximado a los 8 billones de bolívares, estos recursos quedarán en manos de las familias venezolanas, potenciando su poder de compra y capacidad de vida.

Afirma que se están tomando medidas en todas las áreas económicas: contra la inflación, la liquidez, la especulación y el acaparamiento.

“Con todo ello garantizamos a todos los venezolanos, mayor calidad de vida y de producción, al proporcionarles mejor acceso a la educación, la ciencia y a la tecnología; aumento sostenido del salario de los trabajadores, mayor seguridad alimentaria, crecimiento sano de la economía, mayor poder de compra y estímulo a la producción y a la inversión. El compromiso del Estado es con todos los venezolanos, pero aún más con los pobres”, señala.

Con relación a la emisión de los Bonos de Sur o argentinos, plantea que “será todo un éxito”, al tiempo que garantizó que habrá igualdad de oportunidades a todo aquel que quiera participar en el proceso.

De allí que invitó a adquirir “sin temor alguno”, los promocionados títulos, en los cuales el mínimo para quien desee optar a un título, es de 2 millones 150 mil bolívares, es decir, el equivalente a 1000 dólares, a tasa regulada, y donde se destaca que estos bonos están conformados en partes iguales por Boden 2015 de Argentina y por Títulos de Interés y Capital Cubierto (TICC) de Venezuela.

Mayor poder de los sectores D y E y desaparición de la Clase Media

Para la socióloga María Hernández, profesora de la Universidad Arturo Michelena (UAM), en estos años se les ha dado mayor participación a los sectores D y E de la población los cuales, con el incremento de recursos destinados a ellos a través de los diversos planes gubernamentales, han aumentado su poder. Mientras esto sucede, la clase media venezolana ha ido perdiendo participación en la toma de decisiones, al tiempo que poco a poco ve disminuir sus ingresos económicos y posibilidades de crecimiento.

Hernández, quien con más de 25 de años de ejercicio profesional se encarga de las cátedras de Sociología de la Comunicación, Socioantropología y Antropología en la citada casa de estudios ubicada en el estado Carabobo, consideró que vivimos en un país donde “la sociedad está siendo construida sobre la base de las ideas de una persona y no partiendo del consenso, como debería ser”.

Igualmente, considera que el Gobierno Nacional ha orientado sus esfuerzos hacia el establecimiento de nuevos valores en la sociedad, ubicándolos por encima de los que los que han estado en la sociedad venezolana.

“Cuando el discurso, que se envía al colectivo por el primer mandatario nacional te dice, que lo más importante es la revolución y cuando él mismo expone su idea de que es un hombre sólo que no necesita de una familia, se está desplazando el valor de la familia, el cual está muy arraigado en el subconsciente del colectivo”, afirmó.

Dirección-E:[email protected]

A %d blogueros les gusta esto: