La Gerencia Contemporánea en las Organizaciones

El surgimiento de nuevas prácticas gerenciales en los últimos años ha generado una enérgica demanda para la utilización en las organizaciones. Durante el presente siglo, el pensamiento gerencial experimento una evolución que puede caracterizarse en las teorías, modelos o enfoques que han determinado la permanencia de las organizaciones dentro de la comunidad.

En este sentido, es conveniente recordar que en su momento se definió la integración de la organización tanto con variables duras (estructuras, estrategias, sistemas) como con variables blandas (gente, cultura, estilos, habilidades), y que en determinados periodos autores han privilegiado, resaltando algunas de ellas tanto blandas como duras, según el caso, para subrayar su importancia y convertirla en su elemento clave, en la variable fundamental en el desarrollo de la aplicación de gerencia, así se enfatizo en cada momento la gerencia, la cultura, la gente, las estrategias o los sistemas.

La gerencia es el producto de una transformación paulatina, que se remonta a tiempo atrás, donde se fue haciendo más relevante y perfeccionándose a medida que existían las necesidades de mejorar y mantenerse a la vanguardia de los cambios. Las organizaciones como cualquier realidad pueden analizarse a distintos niveles. Puede hacerse un estudio de su imagen de modo descriptivo, como un conjunto de relaciones entre individuos, nivel psicológico, relaciones entre grupos y su medio ambiente, por ello se puede decir que la gerencia contemporánea, constituye una de las actividades más importantes del presente y que se encuentra en total evolución y cambio, que ha traído como consecuencia una enorme corriente de teorías con una gran diversidad de enfoques en el transcurrir de los años.

Han existido diferentes cambios en los modelos gerenciales: económico, geopolítico, productivos, tecnológicos, culturales y organizacionales, que fueron generadas por los continuos cambios, la supervivencia, crecimiento, rentabilidad, competitividad y las mismas leyes que obligan ajustarse a los nuevos requerimientos, fundando nuevas formas de gerenciar las organizaciones. Se registran el surgimiento de nuevos enfoques que destacan el carácter integrado, holístico, humano de las organizaciones, vistas como un sistema abierto en el cual la gerencia debe tomar en cuenta tanto el ambiente externo como los procesos internos.

Se puede definir la gerencia contemporánea como un sistema de competencias con habilidades comunicacionales, que se basa en complementar los recursos (humanos, físicos y financieros) de las organizaciones para cumplir los objetivos de la misma y mantenerse a través de los cambios y necesidades, combinando herramientas que faciliten los procesos, efectuando actividades de planificación, organización, dirección y control.

El proceso gerencial se ha concebido en términos de cuatro funciones: planificación, dirección, ejecución y control evaluación. Todo proceso o sistema de planificación tiene que fundamentarse en una filosofía gerencial que le dé vida, donde debe especificar los lineamientos generales sobre el cómo debe hacerse la planificación, los procesos que se desarrollan para alcanzar los propósitos de la planificación, siendo el más importante el empleado para formular los objetivos y las metas organizacionales, otro es el proceso para decidir las alternativas y los cursos de acción más convenientes y por último el proceso para documentar y comunicar los productos de la planificación incluyendo el plan estratégico y plan anual de las organizaciones. La dirección es un proceso de toma de decisiones, que resulta de gran significación para el buen desenvolvimiento de las actividades, que llevan a cabo las organizaciones. Representa uno de los componentes más importantes para el excelente desenvolvimiento de todas las actividades en la vida de una organización.

En lo que concierne a las organizaciones y su gerencia contemporánea, el mantenimiento de una eficaz y viable dirección significa una esencial forma de mantener en armonía los objetivos y metas trazados por la entidad, encaminadas a fortalecer su participación en el mercado, a la captación de clientes potenciales y el mantenimiento de los ya existentes, así como su desarrollo gerencial y competitivo.

De manera que eficiencia, efectividad, productividad excelencia y calidad son términos ligados a la gerencia. Una organización que se aleje de estas expresiones, estarían más ligadas a la administración que a la gerencia. La calidad es una búsqueda constante de la perfección, y, en gerenciar, es el logro de diferencias competitivas al más bajo costo posible.

El éxito de una organización para alcanzar sus objetivos depende del acierto con que la gerencia desempeñe sus funciones, que se determina mediante la evaluación de su eficiencia y efectividad. Las habilidades, destrezas y actitudes para gerenciar una organización son de vital importancia para garantizar el éxito total en las interacciones que se producen entre los recursos de dicha organización, tal importancia radica en el gerente quien asume con responsabilidad seria y honesta la planificación, coordinación, organización, supervisión y evaluación de las funciones, como tal, le corresponde desempeñar para utilizar racionalmente los recursos humanos, técnicos y materiales en la solución de problemas y situaciones de una manera dinámica y activa, para el logro de los objetivos de la organización.

El gerente es quien establece las condiciones bajo las cuales el trabajo deberá realizarse, en qué forma se genera el desarrollo del personal, servicios sociales, entre otros, teniendo en mente la productividad de la organización y el éxito de la misma. La gerencia no es un término acuñado exclusivamente para las organizaciones con fines de lucro y por ello ha sido adoptado por otros tipos de organizaciones como las educacionales, pero la palabra gerencia su exige que su aplicación sea efectiva en cada una de las funciones que la componen y particularmente que sus resultados sean de alta productividad y excelente calidad.

Las exigencias del mundo actual, demandan la formación de gerentes comprometidos con sus comunidades de usuarios. La piedra angular entre la competencia personal y la competencia profesional es la toma de conciencia del ser humano sobre la responsabilidad que implica ejercer una profesión donde toma en sus manos la necesidad de un tercero, para lo cual no debe prescindir las normas personales y sociales consignadas en un proyecto de vida personal y un proyecto social coincidentes, que sólo se pueden lograr si hay disposición y compromiso que correspondan a una vocación personal y a una necesidad social específica. Con Actitudes, habilidades y valores que permitan trabajar efectivamente y contribuir positivamente con sus organizaciones.

Se habla de que una buena gerencia depende de su productividad en la organización y esta debe entenderse como el aprovechamiento inteligente de los recursos disponibles para producir un bien o servicio, determinado a través de un proceso ordenado y sistemático de trabajo, manteniendo en control los factores de productividad que son la materia prima, maquinaria y equipo, capacitación, motivación, inversión productiva, relaciones laborales, dirección y el entorno.

La ética y los valores como estrategias gerenciales deben constituirse en la columna central y transversal de las organizaciones, ello puede impulsar a sus miembros a la búsqueda de su propio desarrollo y a su vez cumplir satisfactoriamente todas las asignaciones y objetivos propuestos, a través de la guía y dirección de un buen gerente actualizado a los nuevos retos, mediante el aprovechamiento de los valores y principios cooperativos, de los recursos locales existentes, se puede lograr el cambio y el éxito en las formas de pensar, valorar y actuar del personal. Concebido así puede concluirse que el desarrollo de la gerencia contemporánea tiene que ser social, participativa, humano, sostenible y ético, integrando las dimensiones política, económica, ecológica, cultural y ética; esta última expresada en la vigencia de valores como la tolerancia, la cooperación, la honestidad y el respeto mutuo, en búsqueda de que la gerencia se convierta en un ente dinámico y adaptativo, lo suficientemente capaz para afrontar los cambios del entorno.

(*) Especialista en Información, Universidad Nacional Abierta, Centro Local Carabobo

Direcciones-E: [email protected] / @indovamabel

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Chiavenato Idalberto (2006) Introducción a la Teoría General de la Administración, Séptima Edición, McGraw-Hill Interamericana, Pág. 110.

Chiavenato Idalberto. (2005) Introducción a La Teoría General Administrativa. por: Tipo de Producto: Editorial: Mcgraw-hill 3ª edición

James A. F. Stoner, R. Edward Freeman, Daniel R. Gilbert – Administración, Prentice Hall hispanoamerica S.A.

Richard L. Daft, Dorothy Marcic, Jaime Gómez Mont Araiza – Introducción a la administración.

REFERENCIAS ELECTRÓNICAS

Gestiopolis, Administración Contemporánea [En línea]. Disponible: http://www.gestiopolis.com/canales7/ger/la-administracion-contemporanea-en-colombia.htm#mas-autor [Consulta: 2012, febrero 05]

Degerencia, Gerencia, [En línea]. Disponible: http://www.degerencia.com/fsocorro [Consulta: 2012, febrero 04]

Gestiopolis, Gerencia, [En línea]. Disponible: http://www.gestiopolis.com/canales2/gerencia/1/gerbizarra.htm [Consulta: 2012, febrero 05]

Redunirse, Estilos Gerenciales [En línea]. Disponible: http://www.redunirse.org/files/Estilos%20gerenciales%20para%20el%20nuevo%20milenio [Consulta: 2012, febrero 04]

Pirámide Digital, Dirección Gerencial [En línea]. Disponible: http://www.piramidedigital.com/Tips/gerencia/diccionariogerencial.htm [Consulta: 2012, febrero 05]

Wikipedia, Gerencia [En línea]. Disponible: http://es.wikipedia.org/wiki/aprendizaje [Consulta: 2012, febrero 05]

A %d blogueros les gusta esto: