La importancia del objeto administrativo para los líderes

Como característica distintiva del Proceso Administrativo, destaca que toda organización debe ser capaz de identificar el fin determinado que busca y que sin duda impacta la vida de las personas involucradas. Como grupo distintivo, al unirse las personas que conforman una organización, establecen una serie de principios sobre cómo van a realizar sus esfuerzos y he aquí que, debido a las diferencias fundamentales que norman la naturaleza humana en cada persona, es necesario establecer tareas distintivas para cada integrante del grupo, fortaleciendo así la capacidad individual con la colectiva, diferente a la original, la cual se convierte en una actividad.}

La meta que fijan los integrantes de una actividad administrativa se refiere al Objetivo Administrativo y requiere un campo de acción definido y, al mismo tiempo, obliga a una orientación distintiva de los esfuerzos que tienen que realizar.

La administración utiliza criterios gerenciales para maximizar la eficacia con la cual se deben alcanzar los objetivos, pero requiere también, a todos los niveles, el esfuerzo de personas que identifiquen, más allá de las técnicas gerenciales, las necesidades individuales y colectivas de los integrantes de los Equipos de Trabajo y más allá de éstos, las necesidades de las organizaciones, cualesquiera que sea su naturaleza de manera de indicar vías adecuadas, enaltecedoras y posibles para que, alcanzando la satisfacción personal y profesional de sus integrantes, se logren las metas por las cuales se habían unido. Sea un grupo de acción social, empresarial o de cualquier naturaleza, las técnicas gerenciales que se utilizan son necesarias para, efectivamente, alcanzar los objetivos, pero sin el impulso moral de quienes ostentan la influencia entre el colectivo, la eficiencia es minimizada por una imposición de factores técnicos o bien factores que distan de las variables que intervienen en el proceso productivo, que obedecen a consideraciones alejadas de los múltiples factores que afectan el comportamiento humano.

El liderazgo permite inducir, entre los integrantes de una sociedad, la noción sobre el hecho que las normas son también de ellos, producto de sus esfuerzos y que la comprensión de sus necesidades activó la forma de lograr el objeto administrativo. Por ello, la formación de un Líder sin conocimiento de las ciencias administrativas perdería el sentido racional con el cual debe intervenirse en las comunidades.

En todo trance, es necesario mantener un clima de unión entre los integrantes de una organización, para que permita fluir el esfuerzo colectivo, y no sólo el de individualidades, que muchas veces aplican solamente la estructura funcional de la autoridad.

En el diario ejecutar de acciones, colocar intereses particulares o grupales por encima de los intereses colectivos, pervierte la intención del logro, que es el alcance del objeto administrativo claramente definido en los procesos de planificación de cualquier organización o estructura social avanzada.
Todo proceso administrativo debe contar con la suficiente información, que cohesione el esfuerzo administrativo y no produzca dispersión del esfuerzo de individualidades, para que no haya distorsión de las formas de lograr lo que queremos alcanzar.

Por estas razones tan significativas, es que a diario vemos la ineficiencia aflorar en todo tipo de organización, especialmente en las Organizaciones Gubernamentales, en las que es mucho más fácil, la ruptura del desarrollo de carrera o el nombramiento de jefes, en lugar de líderes. La distorsión del Proceso Administrativo en nuestro País, se hace evidente a leguas, por las consecuencias de la intromisión de la política o de intereses personales en las decisiones sobre el Proceso Administrativo, para el logro excelso de las metas que se tienen impuestas, en las que solamente deberían intervenir las variables de los procesos productivos. Para corregir tales distorsiones, solo tenemos el control administrativo, que lamentablemente si se encuentra también influido por la política o bien por intereses personales o de grupo, la capacidad de reestablecer el necesario rumbo de la gestión administrativa, se ve coartada, continuando así los números rojos de esas administraciones, que se convertirán en comportamientos típicos de la gestión perversa, incapaces de alcanzar el objeto administrativo y eso no es de lideres.

*Vicealmirante, Doctor en Administración.

A %d blogueros les gusta esto: