La marca empleadora o “employer branding”

“Las empresas que no invierten en su marca empleadora pueden llegar a duplicar sus gastos de contratación con respecto a aquellas que sí lo hacen”

www.randstard.com

 La marca empleadora (o “employer branding”) es la imagen que ofrece una empresa ante sus empleados, tanto los actuales como los futuros, así como ante la sociedad en general.  Cada vez hay más empresas conscientes de la importancia de tener una buena marca empleadora, ya que eso les aporta numerosas ventajas.

La marca empleadora se construye, en primer lugar, con una base sólida: de la Propuesta de Valor hacia el Empleado (PVE). Esta es una herramienta que permite combinar los atributos que los colaboradores actuales y el mercado laboral valoran y lo que una organización puede entregar, es decir, es la suma total de lo que experimentan y reciben las personas mientras son parte de una organización.

En una sociedad hiperconectada, la percepción de marca cobra una relevancia central. Las redes sociales aumentan la dimensión de todo lo que se realiza. Los sitios de opinión registran todos los éxitos y fracasos. La información se difunde rápidamente gracias al avance de la tecnología. Por este motivo, es imprescindible velar por el cuidado de la marca.

La base fundamental de la marca empleadora la constituye los valores de la empresa, los cuales son un conjunto de creencias primordiales de una organización. Pueden ser los principios por los que se rige la empresa, su filosofía o cómo se espera que actúen las personas que trabajan en ella.

Estos valores son globales: no se refieren a una sola situación, sino que actúan como guía de cómo una empresa debe abordar todo lo que hace y sus interacciones. Como dice una descripción: «los valores organizacionales funcionan como guías de lo que se considera bueno e importante en la empresa».

La importancia de definir los valores de una organización radica entre otros a los siguientes aspectos: sirven para atraer talento de alta calidad; diferenciándose de la competencia; creando un contexto seguro de trabajo; reafirman la fluidez en los procesos comunicacionales y mejoran el compromiso de los asociados.

Los valores ayudan a definir la personalidad de la organización y ayudan a distinguirse de las demás.

También la marca empleadora debe establecer la diferencia de la organización identificando y comunicando los aspectos únicos y atractivos de trabajar en esa empresa.

Entre los aspectos atractivos organizacionales, figuran entre otros los siguientes: 1. Flexibilidad en el trabajo (horarios, remoto); 2. Salarios competitivos; 3. Otras retribuciones; 4. Valores de la empresa como factor atractivo; 5. Oportunidades de crecimiento en de la empresa; 6. Uso de las últimas tecnologías y herramientas más novedosas y 7. Buen ambiente de trabajo.

Según el informe “Randstad Employer Brand Research”, los principales componentes que hacen atractiva a una empresa son: un ambiente laboral agradable (64%) y seguro (62%) es uno de los requisitos que más valoran los encuestados junto a un salario atractivo (67%).

La concienciación por causas sociales y medioambientales ha provocado que las empresas que asumen un compromiso en estos campos sean percibidas como lugares más atractivos para trabajar. A continuación, se mencionan algunos de los rasgos más identificativos de estas organizaciones:  1.- Promueven la flexibilidad y la conciliación familiar; 2.- Incluyen en sus remuneraciones otros servicios; 3.- Generan ambientes de trabajo colaborativo; 4.- Fomentan la contratación de personas con discapacidad física o psíquica; 5.- Ofrecen ayudas a colectivos vulnerables; 6.- Apoyan iniciativas sociales y, 6.- Crean políticas a favor del cuidado del medioambiente.

Mantener una marca empleadora de significativa calidad, presentan entre otras las siguientes ventajas:  1.- Retener al mejor talento; 2.- Aumento del compromiso de los empleados y mejora del “employee branding”; 3.- Atraer al mejor talento y, 4.-  Reputación general de la empresa.

Una buena marca empleadora ”employer branding” contribuye a potenciarla y que los empleados sean los mejores embajadores de la empresa. Y esto, a su vez, ayuda a mejorar la marca empleadora de la empresa. Se trata, pues, de un “círculo vicioso” que se retroalimenta.

Pero es un mundo cada vez más digital e interconectado, todo esto no basta. Y es que construir una buena marca empleadora es preciso comunicarla: tanto internamente (dentro de la propia organización) como externa (área de influencia de la organización). Las plataformas digitales comunicacionales juegan un papel importante en este sentido.

Con nuestro aliado estratégico P. F. Consultores se ofrece todo tipo de asesoría en el orden de diseñar e implementar las estrategias más eficaces para establecer una filosofía exitosa orientada a la reafirmación de una buena marca empleadora (“employer granding”).

Foto de Ingo Joseph: https://www.pexels.com/es-es/foto/personas-formando-alrededor-de-zapatos-609771/