La transformación del liderazgo

Harvard Business Review del mes de abril de 2005, publicó los resultados de una investigación del consultor de la firma Harthill Consulting de Inglaterra David Rooke y el profesor William Torbert de Boston School, con el tiltulo “Transfomactions of Leardership”. Este trabajo nos proporciona interesantes conocimientos para la mejora del desempeño no sólo del líder sino también del gerente.

Los investigadores después de entrevistar a miles de ejecutivos de organizaciones públicas y privadas en diferentes áreas: industrial, comercial, educación y gobierno; desde supervisores hasta presidentes; establecen que los líderes se pueden clasificar en: oportunistas, diplomáticos, expertos, motivados al logro, individualistas, estratégicos y alquimistas, esto en función de su “lógica de actuar”. Esto se refiere a cómo las personas en función de líder interpretan su entorno y cómo reaccionan cuando su poder o seguridad se ve amenazada.

Relativamente son pocos los líderes, sin embargo, que tratan de entender su propia manera de actuar y, menos aún, los que exploran la posibilidad de cambiarla. Aquellos líderes que se comprometen en su auto realización, no solamente logran su superación personal sino también la de sus organizaciones.

Para iniciar un proceso de mejoramiento el líder debe evaluar cuál es su manera de actuar y, a partir de ahí, tratar de incorporar nuevas habilidades que le permitan desarrollar nuevas formas más efectivas de actuar. La anterior clasificación establece que los líderes menos efectivos y eficientes en función del logro de las metas organizacionales, son los oportunistas y los alquimistas los de más alto rendimiento.

A continuación se enumeran sus características y el porcentaje de líderes que fueron clasificados por renglón en la muestra utilizada.

EL OPORTUNISTA: 5%
Se caracteriza por la desconfianza, el egocentrismo y la tendencia a centrarse en los triunfos personales y ve al mundo y al resto de las personas, como oportunidades a ser explotadas. Ellos reaccionan ante un evento si sienten que tienen el control de los resultados. Trata a las otras personas como objetos o como competidores.

EL DIPLOMATICO:12%
Sus actuaciones son extremadamente negativas como gerentes senior. Es leal al grupo, trata de complacer a sus colegas de mayor jerarquía para evitar conflictos. Su accionar está dirigido a mantener el control de su propio comportamiento, más que controlar los eventos externos o a otras personas. Piensa que gana más siguiendo las normas del grupo y cumpliendo con sus labores diarias.

EL EXPERTO: 38%
En la muestra estudiada, el líder Experto aparece como el más abundante. Trata de ganar el control con el perfeccionamiento de sus conocimientos, tanto en su vida profesional como en lo personal. Ser precisos es extremadamente importante. Son excelentes contribuyentes al mejoramiento continuo, a la eficiencia y a la efectividad. Como gerentes son muy problemáticos, porque nunca están seguros de cuando están actuando con certeza. Ven la colaboración como tiempo perdido y a los aportes de miembros de menor jerarquía como de poca importancia. Emocionalmente no son muy apreciados.

MOTIVADOS AL LOGRO: 30%
Crean un ambiente de trabajo positivo y enfoca sus esfuerzos en la obtención de resultados. Tienen una manera más compleja de entender el mundo. Ellos están abiertos a las sugerencias y son conscientes que las ambigüedades y conflictos de la vida diaria, son producto de la interpretación y de la forma de relacionarse entre las personas. Ello saben que la creatividad transformadora o de resolver disputas, requiere sensibilidad para las relaciones y habilidades para influenciar a otros de una forma positiva. Delega responsabilidades e influencia a los grupos para que desarrollen estrategias transformadoras.

INDIVIDUALISTA: 10%
El individualista reconoce que la forma de actuar no es natural, sino que son construidas por uno mismo y el mundo. Contribuyen con prácticas únicas para el bien de las organizaciones y colocan a la personalidad y la manera de relacionarse y comunicarse, en perspectiva con la forma de pensar de las otras personas. Sienten que entre su forma de pensar y la de las otras personas, los valores de la empresa y su implementación generan conflictos, que son la fuente que alimenta la creatividad y el crecimiento necesarios para el desarrollo. Tienden a ignorar reglas que consideran irrelevantes que son causa de irritación entre sus colegas y sus jefes.

EL ESTRATEGA: 4%
Su foco de acción son las limitaciones de la organización y su percepción, que consideran discutible y transformable. Busca el control del impacto de las acciones y de los acuerdos. Son adictos a la creación de visión compartida con las diferentes maneras de pensar dentro de la organización que impulse la transformación de la organización. Para el Estratega los cambios sociales y organizacionales son un proceso de desarrollo interactivo que requieren del compromiso y una estrecha atención del líder. El Estratega se siente confortable manejando el conflicto; por tanto, es altamente efectivo actuando como agente de cambio. Le fascina interactuar en los niveles sociales: relaciones personales, relaciones organizacionales, nacionales e internacionales.

EL ALQUIMISTA: 1%
Los líderes con esta característica son bien escasos. Tiene la capacidad de renovarse y reinventarse a sí mismo. Tiene habilidad para lidiar con múltiples situaciones al mismo tiempo. Maneja los problemas del día sin perder de vista los objetivos de largo plazo. Es carismático, siente aprecio por lo que es y tiene una alta moral. Busca siempre la verdad.

Conclusiones:
Al analizar esta excelente investigación, se observa lo siguiente: 1. Las personas que están ejerciendo la dirección de la mayoría de las organizaciones, carecen de las destrezas y competencias necesarias para lograr su desarrollo sostenido. 2. Que es posible, mejorar la capacidad del líder, en la medida que éste se autoanalice y se dedique a desarrollar las habilidades que lo conduzcan a niveles superiores. 3. Es de vital importancia que la comunidad educativa a sus diferentes niveles, introduzcan los cambios necesarios para el desarrollo del liderazgo que tanta falta está haciendo, para enfrentar los complejos problemas que aquejan a la humanidad en todo el planeta y muy especialmente en Venezuela.

Resumen:
El líder no nace, se hace, en la medida que sea capaz de entender su manera de actuar y de evaluar los resultados. Cuando las personas en posiciones estratégicas para el logro de resultados, se hagan conscientes de su responsabilidad ante la organización y traten de obtener las fortalezas que le hagan falta, su liderazgo más influyente.

Existen siete escalas de líderes: oportunista, diplomático, experto, orientados al logro, individualista, estratégico y alquimista. Su desarrollo personal puede incrementarse partiendo de una evaluación desde la posición en la que se encuentre y busque las fortalezas de la clasificación superior. El rendimiento como líder de una organización es mínimo para el oportunista y máximo para el alquimista.

A %d blogueros les gusta esto: