Lecciones de un liderazgo exitoso

“Un buen liderazgo involucra responsabilidad
por el bienestar del grupo, lo que significa
que algunas personas se molestarán
 por sus acciones y sus decisiones. Esto es algo
 inevitable, si Ud. es una persona de honor”.

C. L. Powell 

Colin L. Powell es  uno de los hombres más admirados y respetados de norteamérica, un héroe auténtico. A lo largo de su distinguida carrera militar -hoy en situación de retiro- y de la diplomacia,  se ganó la reputación de ser un hombre con profundo conocimiento, calmado, que ejerce un liderazgo auténtico, lo que ha quedado visiblemente demostrado durante las diferentes crisis en donde ha participado representando los niveles más altos del Gobierno.

De su aquilatada y admirada experiencia en los diferentes escenarios en los cuales le tocó actuar, ha publicado las siguientes lecciones del liderazgo:

1.- “Ser responsable, a veces significa molestar a algunas personas”. Tratar de ser querido por todos es un signo de mediocridad que lo llevará a eludir las decisiones difíciles, a evitar confrontar a quienes deben ser confrontados, y a evitar ofrecer reconocimiento especial por un desempeño superior, debido a que “algunos pueden molestarse".

 2.- “El día que los soldados dejen de traerle sus problemas, es el día que Ud. dejó de ser su líder.” O han perdido la confianza en que Ud. puede ayudarles, o han concluido en que a Ud. no le importa. En cualquiera de los dos casos, el liderazgo ha fallado. Si este fuera un examen, la mayoría de los ejecutivos saldrían reprobados. Los verdaderos líderes se hacen accesibles y disponibles.

3.- “No tema retar a los profesionales, aun en su propio campo”. Aprenda de los profesionales, obsérvelos, búsquelos como guías y como socios. Pero recuerde que hasta los profesionales pueden haberse nivelado en lo referente a su índice de aprendizaje. A veces, hasta los profesionales se pueden tornar complacientes y flojos.

4.- “Nunca descuide los detalles”. "Cuando la mente de todo el mundo está adormecida o distraída, el líder debe estar doblemente vigilante.” La estrategia iguala la ejecución. Todas las ideas y visiones en el mundo carecen de valor si no pueden ser implementadas rápida y eficientemente. Los líderes efectivos delegan y facultan a otros en forma liberal, pero mantienen una mirada vigilante en los detalles, todos los días. Los malos, aún aquéllos que se auto denominan “visionarios progresistas”  se comportan como si estuvieran “por encima” de los detalles operativos.

5.- “Ud. no sabe lo que le es posible hacer, hasta que lo hace.” ¿Conoce Ud. la expresión “es más fácil obtener perdón que permiso”? Pues es absolutamente cierta. Los buenos líderes no esperan por la aprobación oficial antes de probar nuevos enfoques; son prudentes, pero no atolondrados. Su experiencia les ha enseñado una realidad que se vive en las organizaciones: “si se toma el tiempo necesario para pedir permiso a suficiente gente, inevitablemente encontrará a alguien que piensa que su trabajo es decir ¡NO!, así que: no pregunte".

En el espacio de la semana próxima, las siguientes lecciones de este líder exitoso.

Dirección-E: [email protected]

Web: www.gerenciaenaccion.com.ve

Twitter: @genaccion

A %d blogueros les gusta esto: