Persuadir, mediante el liderazgo, para integrar equipos de trabajo productivos

El Liderazgo es una conducta y se aprende. Hace muchos años nos dedicamos a formar equipos de trabajo con la idea de difundir los principios de la formación de Líderes Integrales, en el marco del Diseño Curricular titulado LIDERAZGO INTEGRAL PARA EL PROGRESO. Sin duda, en esa esencia educativa, están los elementos forjadores necesarios para materializar las conductas capaces de integrar a la gente y no, de servir de ruptura de los vínculos que refuerzan el esfuerzo productivo en la industria, en el comercio o en los servicios que deberían brindar todos los niveles del ámbito gubernamental Municipal, Estadal o Nacional, especialmente para propiciar progreso, en la muy sensible área de la producción en el sector agroindustrial, a quien, por intermedio la revista digital ENTORNO EMPRESARIAL.COM, enviamos nuestro especial saludo.

Luchamos para formar líderes sopesados, integradores, articuladores de la eficiencia colectiva. Buscamos activar los elementos de la personalidad que permitan a las personas construir y no de destruir. Liderazgos conocedores de la realidad organizacional, liderazgos capaces de dominar los intríngulis de la naturaleza humana e inducir en sus compañeros, superiores y subalternos, armonía para trabajar en libertad, con la que en los elementos productivos, se hace florecer la creatividad de cada una de las especificidades del trabajo. De esta lucha, nos ha quedado como experiencia la importancia de la formación de Equipos Eficientes de Trabajo, necesarios para alcanzar las más conspicuas metas de la productividad de cualquier organización…..incluso, la de los gobiernos….

Formar líderes es, sin duda, una de las más apreciadas actividades de una sociedad, especialmente en los países en vías de desarrollo, ya que pienso, que es determinante para encontrar el gran secreto de cómo echar hacia adelante cualquier organización que tenga claras sus metas y los principios de respeto en ese espacio social de participación; no sólo en las empresas, sino especialmente en el país. Entre las muchos aspectos que desarrollamos en los postgrados que estamos llevando a cabo para formar líderes, la capacidad de convencimiento y la influencia en la gente tiene un gran aliado: LA PERSUASIÓN.

De acuerdo con el Diccionario Enciclopédico Quillet, la persuasión es la acción racional de inducir en una persona una creencia o las razones por las cuales creer una cosa. Como se desprende de su definición, es una acción racional y no producto de emociones, como es la que inducen los politiqueros de oficio, o los timadores para convencer a la gente. Por ello debemos asumir la reflexión, en el marco ético de las actuaciones, antes del momento de la persuasión. Cualquiera sea su motivo, debe llevar intrínseco un mensaje motivador para incentivar al interlocutor hacia el objetivo que se desea alcanzar y esto debe ser desplegado con la acción de persuadir.

Una cartilla de las acciones de quien desee persuadir, para tener éxito en la posibilidad de su influencia, es la siguiente:
a. – Conocer el trabajo que se va realizar.
b. – Tener mensajes lógicos y oportunos.
c. – Dar ejemplos relacionando al mensaje con aspectos beneficiosos para la organización y para los individuos.
d. – Conocer a las personas a las cuales va dirigido el mensaje.
e. – Prepararse para la inducción, obrando en beneficio de las personas a las cuales se desea inculcar un conocimiento.
f.- Mantener constante información sobre la inducción inicial.
g. – Cuidar que el objeto de la persuasión sea entendido; mejor, si se puede visualizar y con esto ajustar la manera de enfocarlo. Además de usar las técnicas del enfoque, usar técnicas de asociaciones neuro-lingüísticas que impulsen la productividad y la mejora continua de la calidad del trabajo.
h. -Tratar de mantener los principios de la formación de equipos de trabajo, o bien la unión de las masas.
Esta cartilla, no es suficiente para persuadir, pero si para dar los primeros pasos integradores de un equipo de trabajo, en el cual se desarrollarán una serie de interacciones, cuyo objetivo es la confianza entre la gente, el reconocimiento de las cualidades de los líderes y la oportunidad, que entre los seguidores, se manifieste más liderazgo, (Empoderamiento).

Amigos todos, para incrementar la productividad, es necesario conocer la gente y sus motivaciones; pero debemos persuadirlos de la importancia de nuestro esfuerzo para propiciar el BENEFICIO CLIENTES/ORGANIZACIÓN/TRABAJADORES, que redunde en el BIENESTAR GENERAL. Una vez que se cuantifiquen los factores productivos de cada estructura de la organización, debemos analizar si realmente la calidad de la producción se relaciona con el valor del producto y así recomponer lo que sea necesario para satisfacer UN EQUILIBRIO RESPONSABLE, entre Costos/Beneficios y avanzar en el ciclo productivo con más persuasión de parte de los líderes para alcanzar más y mejores productos en beneficio de todos.

(*) Vicealmirante, Doctor en Administración.

Dirección-E: [email protected]

A %d blogueros les gusta esto: