Un nuevo Paradigma Empresarial

«En los logros alcanzados, después de haberlos
deseado mucho tiempo, casi nunca encontramos la alegría o satisfacción
que en un principio nos habíamos imaginado.»

Francesco Guicciardini
http://www.misfrasescelebres.com/autor/Francesco-Guicciardini/

Generalidades y consideraciones básicas

Es un hecho cierto, que los actuales escenarios comerciales que dan vida a los económicos, muestran empresas que han sabido interpretarlos, que se han dado cuenta que para competir se debe dar paso a nuevas estrategias, acciones administrativas, que sepan usar adecuadamente los actuales tópicos gerenciales que han dado vida a un nuevo paradigma, en el que solamente quienes se han preparado para ello, tendrán éxito.

Hay muchos factores que han dado paso al surgimiento del nuevo paradigma que demanda una nueva gestión empresarial, factores que van, desde la dinámica de la globalización y su alcance, tecnología, financiamiento, recursos humanos, crisis, recesión, conocimientos, innovación, creatividad.

Justamente, como consecuencia de la recesión, se comenta que esta ha marcado un punto de inflexión tanto en la gestión empresarial, como en la definición de un nuevo paradigma empresarial. La mayoría de los gurús del management, nos aporta Universitia Knowledge Wharton, destacaron, que todo lo acontecido, con la caída del crecimiento de las principales economías del mundo y la intervención gubernamental en grandes entidades financieras, debe de servir para amoldar el modelo de crecimiento y desarrollo de todos los partícipes en la economía: desde las grandes compañías internacionales, que han visto cómo sus planes de negocio quedaban obsoletos con la crisis financiera, hasta los núcleos familiares, afectados por las restricciones crediticias, las elevadas tasas de paro y el temor a engrosar algunas de estas listas.

En muchos casos, el primer paso que deben llevar a cabo las compañías, se encuentra en la asunción de una nueva realidad, que también involucra a su firma.

“Todo el mundo tiene que saber que hay altibajos y lo importante no es saber que tienes una crisis, sino cómo gestionarla”, comenta Fernández Aguado, catedrático del área de Dirección General en el Foro Europeo, Escuela de Negocios de Navarra (España), autor de una treintena de obras como ‘Creadores en la Historia del management español’, ‘Forjadores de líderes’, etc. En este contexto, Enrique Alcat, profesor del Master en Comunicación Corporativa de la Escuela Europea de Negocios, en España, y consultor en gestión de crisis, admitió que hay sólo dos opciones:“Hundirte o mirar hacia el futuro, confiando en ti mismo, siendo proactivo y utilizando su red de contactos (networking). Quien opte por la actitud positiva es el que saldrá a flote”, y apuntó a tres conceptos para salir fortalecidos de la coyuntura actual: la preparación, la prevención y una comunicación transparente.

Desde luego, ante esta realidad de tener que comercializar, actuar en entornos con recesión, incertidumbre, ha conllevado a que la gerencia de las empresas que quieren salir adelante, den paso a nuevas acciones que le garanticen participación al menor riesgo posible; y es por eso, que se comenta de la necesidad de estar atentos con respecto a los costos, a lo que representa su operatividad, funcionamiento tanto en lo productivo como en lo operativo.

De aquí, que se comente que la mayoría de las empresas, públicas y privadas definitivamente han optado por la reducción de los costes operativos frente a las reducción de los ingresos y, por tanto, de los beneficios. Dentro de estas políticas, son muchos los modelos empresariales que han confiado en los cambios en sus modelos de gestión, a través del reajuste de su plantilla. “Las crisis son las crisis y en todas las empresas hemos hecho lo mismo: reducir los costes”, ha reconocido José María Ortiz, director del Programa Excellens (Administración y Dirección de Empresas + Derecho + Master en Liderazgo Humano y Profesional) en la Universidad Francisco de Vitoria (Madrid), que aboga por esta política de ahorro y contención del gasto en las empresas, ya que “reducir costes suele ser sinónimo de aumento de control”, aunque siempre hay que ir más allá, buscando fórmulas de management que permitan la recuperación, como son la innovación y la captación del talento.

Además, la externalización de muchos servicios desarrollados en las compañías, emerge como una posibilidad de ahorro de costes, facilitando el ajuste de la plantilla hacia las necesidades actuales de servicio que tiene el mercado.

Esto es muy válido, porque hay muchas empresas que no saben controlar sus costos en relación a los beneficios que pueden generarse si se consideran, se ponen en marcha acciones administrativas que beneficien realmente las funciones como mercadeo, distribución, todo aquello que genera servicio. Se debe tomar muy en cuenta el avance de informática, de todos aquellos medios que pueden ayudar a reducir costos.

Es muy determinante, como alguien señala, que no pueden las empresas seguir ancladas en una cultura centrada en costes, sino que se debe apostar por la innovación; pero no sólo aquélla que se refiere a I+D y que tiene una vocación más tecnológica, sino también a través de la creación de la apertura de espacios, donde se fomente la creatividad en el entorno empresarial.

En el caso venezolano, esto es muy crítico, por la ausencia de una gerencia visionaria, estratega, innovadora, que se identifique plenamente con lo que debe ser una operatividad eficaz. Todo ello se debe a la poca integración y uso de la gerencia con respecto a las herramientas modernas, y a lo que el nuevo paradigma demanda, El resultado, el fracaso de muchas empresas, especialmente las Pymes, que de haberse integrado la gerencia a la realidad de los actuales escenarios y contar con los conocimientos requeridos para afrontarlos, los resultados serían distintos.

Lo cierto es, que cuando una crisis se presenta, la gerencia debe propiciar las acciones necesaria para afrontarlas y generar cambios que conlleven a estabilizar la situación y garantizar a la empresa, el que pueda operar sin temor.

Al respecto, nos recuerda José Aguilar, autor de ‘Crecer después de una crisis’ y socio director de la consultora Mind Value: El cambio tiene éxito cuando se diseña con rigor y se ejecuta con realismo, pero puede fracasar sino se tienen en cuenta las reacciones, perfectamente previsibles, de todos los grupos de interés afectados.”

Ante la evidencia de un nuevo paradigma empresarial, definitivamente las empresas, su gerencia, deben dar paso a nuevas acciones, planes, estrategias, innovaciones, que generen resultados que les favorezca en su gestión; no pueden seguir funcionado, desempeñándose con los conocimientos y herramientas administrativas modernas, los tópicos gerenciales eficaces, proactivos, garantizadores de resultados positivos.

Se debe considerar lo que los expertos sobre ello comentan, que la innovación, el liderazgo comprometido y la sostenibilidad, son las fórmulas más repetidas y que deberán marcar el éxito de la recuperación empresarial.

Se requiere, como lo cita Nuria Sáez, socia de InCrescendo, consultora especializada en proyectos de cambio y transformación organizacional, líderes que estén alienados con un nuevo paradigma, en el que valores antiguos como el individualismo ya no sirven. En sintonía con esta nueva corriente, se expresa Araceli Mendieta, coach ejecutivo y de equipos, que cree que, aunque algunos modelos tuvieron éxito en el pasado, es necesario “ser más permeable” a la hora de adoptar nuevos sistemas, que funcionen en el nuevo escenario forjado tras la crisis internacional.

Conclusión

Es necesario, que la gerencia se identifique con las características que los actuales escenarios comerciales presentan y den paso a la innovación, al uso de herramientas administrativas, acordes a lo que se necesita para afrontarlos; y de ser necesario, generar las transformaciones, cambios que conlleven a resultados favorables.

Como también es importante, comentan los expertos en management, saber comunicar todas las políticas de gestión que va a llevar a cabo la compañía, para que su personal pueda comprenderlo e implantarlo. “Los empleados son los clientes más importantes de la compañía y es algo que no se debe olvidar sobre todo ahora, ya que las decisiones negativas requieren más explicaciones y existen empresas que están perdiendo las formas”. En la medida que la cultura organizacional sea totalmente comprendida por todo el personal, el compromiso, responsabilidad dará beneficios a la empresas en sus objetivos establecidos.

Dirección-E: [email protected]

A %d blogueros les gusta esto: