Motivación y Productividad

El hombre se complace en enumerar sus pesares,
pero no enumera sus alegrías.

Fiodor Dostoievski

La gerencia está comprometida en garantizar a su recurso humano un clima propicio de productividad, proporcionándole todos los estímulos básicos que den paso a una motivación que conlleve a resultados favorables, en donde todos se beneficien.

Debe empezar por contar con un estilo de liderazgo participativo, proactivo, influenciador, comunicador, capaz de persuadir a su personal y apoyarlo en pro de alcanzar las metas establecidas, reconocer su desempeño y propiciarle todo tipo de ayuda que favorezca la capacitación, desarrollo de sus habilidades y destrezas que den paso a una operatividad de la empresa de manera eficaz, eficiente, productiva.

Estar atento a la eficacia de los sistemas administrativos, gestión de procesos que favorezcan a la organización y de paso a productos, servicios con calidad, cero defectos, bajos costos.

Acondicionar el entorno de trabajo con una ergonomía que habilite la operatividad, minimice los accidentes, estrés, cansancio, fatiga.

Walter Arana al respecto no comenta, que en una economía global, para administrar adecuadamente a los trabajadores, los gerentes necesitan comprender las diferencias culturales y ajustar a ellas sus organizaciones y su estilo de administración. Comprender las características comunes de la gente dentro de un país dado, es importante si se desea tener éxito en el desempeño gerencial.

No nos debe sorprender, señala Arana, que los empresarios pretenden mejorar la productividad incrementando las remuneraciones de los trabajadores, bajo el concepto “te pago más para que produzcas más”; sin embargo, ha quedado demostrado en diferentes investigaciones, que el efecto del incremento de remuneraciones no necesariamente eleva la productividad. Al respecto, Herzberg señala que las necesidades de nivel bajo, el sueldo entre ellos, quedan satisfechas rápidamente, y una vez que están satisfechas, la única manera de motivarla, es ofrecer más de lo mismo. Por lo tanto, se convierte en un círculo vicioso interminable.

Lo cierto es, que la gerencia debe saber qué estímulos motivacionales debe utilizar para conllevar a que su recurso humano este motivado, identificado con su trabajo, genere un desempeño que favorezca a todos.

Para saber usar la motivación y acercarnos a la comprensión de ella, se debe tener en consideración el aspecto socio-cultural de la sociedad donde se desenvuelve el trabajador y, por otro lado, la individualidad de éste. Sucede que lo que una persona considera recompensa importante, otra persona podría considerarla como inútil. Pues, las personas difieren enormemente en el concepto y la forma de percibir las oportunidades de tener éxito en el trabajo.

Definitivamente, la gerencia debe estar atenta en revisar qué tan eficientes son las funciones que se han desarrollado para cada puesto, determinar en dónde están sus debilidades y dar paso a acciones que la transformen en fortalezas, le evite incrementos de costos, improductividad, fallas, tomar en consideración como nos recuerda enplenitud.com ante la realidad de los actuales escenarios:

· Comprender y saber manejar las herramientas necesarias para un cambio planificado hacia la orientación del comportamiento del factor humano en la organización, de acuerdo con las exigencias del presente en un entorno cambiante y cada vez más exigente.

· Se deben diseñar e implantar estrategias de cambio dentro de sus contextos organizacionales, a fin de que de esta manera, se mejore la productividad y la excelencia del individuo en el proceso de desarrollo gerencial y poder forma contribuir con excelencia en el desarrollo del país.

· Comprender y valorar la importancia de las habilidades gerenciales para el éxito de la organización.

· Entender la integración de los individuos en el ámbito organizacional, en una relación sistémica y de sinergia en la búsqueda de los objetivos de la organización a través de la excelencia.

· Considerar el aspecto socio-cultural de la sociedad donde se desenvuelve el trabajador y, por otro lado, la individualidad de éste. Considérese que lo que una persona considera recompensa importante, otra persona podría considerarlo como inútil, las personas difieren enormemente en el concepto y la forma de percibir las oportunidades de tener éxito en el trabajo.

A todo lo anterior se agrega, el que la gerencia le preste además atención algunos aspectos que le puede favorecer en pro de la productividad, que se descuida mucho en las empresas venezolanas, especialmente las pymes tales como nos recuerda Noé Chávez:

· Negociar los objetivos con cada uno de sus subordinados: Trabajar por resultados ha sido una forma infalible para que los trabajadores se sientan comprometidos en sus responsabilidades formales del puesto; y más, cuando el objetivo negociado ha sido coherente y cuantitativamente formulado según las expectativas y capacidades socio técnicas de la empresa. Al fijar conjuntamente los objetivos tendrán el compromiso moral de alcanzarlos, porque ellos mismos han establecido tiempo y forma en los que darán resultados para el beneficio de la organización y de ellos mismos.

· Aplicar el empowerment en sus empleados en un ambiente agradable: Darle capacidad para que ellos mismos realicen sus actividades, los hará sentir con una mayor libertad para ser creativos en sus métodos de trabajo; si a esto le agregamos la facultad de decisión, sus habilidades laborales tenderán a desarrollarse y su compromiso por hacer efectivamente su trabajo, se volverá una constante en sus funciones. Es importante considerar que la confianza y motivación, deberán ser los factores que den a la gente el impulso para tener mejores resultados, porque un ambiente organizacional de apoyo impulsará el involucramiento de la gente en el trabajo.

· Habilitar las capacidades de los colaboradores: Un trabajador cuenta con grandes potencialidades, el saber detectar y aprovecharlas será una de las grandes responsabilidades, que como empresa, deberá considerar en sus actividades de desarrollo. Destinar inversiones en el entrenamiento en materia: técnica, profesional y personal, hará un crecimiento integral de los empleados; las consecuencias se verán reflejadas en una mayor seguridad para realizar eficientemente los trabajos, una mayor satisfacción en su crecimiento profesional, lo que causará un compromiso moral para que trabaje y colabore en el desarrollo de mayores responsabilidades laborales.

· Establecer un sistema de motivación e incentivos que cubran las expectativas reales de los miembros de la empresa: Tener estrategias motivacionales es básico para que los empleados se involucren y comprometan.

Dirección-E: [email protected]

A %d blogueros les gusta esto: