Premio Nóbel de Economía 2008 por Análisis de Patrones Comerciales y Ubicación de Actividad Económica

Por muy larga que sea la tormenta
el sol siempre vuelve a brillar
entre las nubes.

Khalil Gibran

No hay que olvidar, que el galardón sueco otorgado a esta área científica se creó en 1968 por el Banco Central de Suecia. Los primeros premiados fueron Ragnar Frisch, de la Universidad de Oslo, en Noruega, y Jan Tinbergen, de la Escuela de Economía de la Universidad de Rotterdam, en Alemania, también por su aportación conjunta al desarrollo y aplicación de modelos dinámicos para el análisis de los procesos económicos.

Lo cierto, que a pesar de su seria crisis financiera en que se debate la economía norteamericana, una vez más vuelve a conquistar el codiciado y anhelado premio Nóbel de Economía, esta vez gracias a Paul Krugman de la Universidad de Princeton, en New Jersey, Estados Unidos, quien lo ganó por su análisis de patrones comerciales y ubicación de actividad económica, a favor de su teoría de la Globalización; es un gran crítico del presidente George Bush y de su política neoliberal.

Krugman ha sido premiado por sus trabajos sobre comercio internacional que le llevaron a diseñar una «nueva geografía económica» y una «nueva teoría del comercio».

El economista y periodista fue galardonado ya en 2004 Premio Príncipe de Asturias de Ciencias Sociales.

Krugman nació en 1953, en Nueva York, y es profesor de Economía y Asuntos Exteriores en la Universidad de Princeton desde el 2000.

Es columnista habitual del «New York Times» y autor del libro «El Gran Engaño’, (2003), una recopilación de sus artículos periodísticos, donde denuncia la sumisión del sistema político, judicial y económico estadounidense a la extrema derecha.

Como lo aporta ‘expansión.com’ Krurgman, nacido en 1953, ha sido reconocido con el máximo galardón de ciencias por su contribución al análisis y de los patrones de comercio y la localización en la actividad económica. Este profesor de la Universidad de Stanford es, además, colaborador de The New York Times, desde 2001, y desde su columna ha criticado en numerosas ocasiones algunas decisiones de George W. Bush. Se trata de uno de los economistas más prestigiosos e influyentes del mundo y ya ganó en 1991 la medalla John Bates Clack, concedida cada dos años por la American Economical Associacion.

Tal como lo indica la información citada es importante adentrarse en el alcance, repercusiones que genera su teoría, y sobre ello se señala, que los patrones de comercio y localización ha sido siempre cuestiones clave en el debate económico. ¿Cuáles son los efectos del comercio libre y la globalización? ¿Qué fuerzas están influyendo en el crecimiento exponencial de las áreas urbanas en todo el planeta? El profesor estadounidense ha formulado una nueva teoría para responder a estas preguntas, para lo que ha cruzado datos procedentes de la investigación del comercio internacional con la geografía económica.

La aproximación de Krugman está basada en la premisa, de que muchos productos y servicios se pueden producir más baratos en grandes series, algo propio de las economías de escala, mientras que los consumidores tienen a demandar una creciente variedad de bienes y servicios. Como resultado, la producción a pequeña escala de las economías locales, está siendo progresivamente sustituida por la producción a gran escala de la economía mundial, dominada por las empresas que fabrican productos similares y que compiten entre sí. Las teorías clásicas sobre patrones comerciales, sostienen que los países son diferentes entre sí, lo que explica por qué algunas naciones exportan productos agrícolas mientras otros exportan bienes industriales o siderúrgicos, por ejemplo.

Pero la revisión de Krugman da una explicación a por qué el comercio internacional está dominado por países caracterizados, no sólo por tener condiciones económicas similares, como defienden los clásicos, sino también por comerciar con productos similares -un ejemplo sería Suecia, país que a la vez importa y exporta coches-. Según el profesor, este tipo de comercio facilita la especialización de la producción a gran escala que, a su vez, repercute en una disminución de los precios y hacer crecer una gran diversidad de artículos de consumo. Las economías de escala, combinadas con los bajos precios de transporte, también ayudan a explicar por qué la gente tiende a concentrarse en las ciudades realizando tareas económicas y en localizaciones geográficas similares.

Los bajos precios del transporte pueden provocar y autoreforzar estos procesos, a través del cual, el crecimiento de la población metropolitana contribuyen al aumento de esta producción a gran escala que, a su vez, causa un incremento de los sueldos reales y una mayor diversidad de oferta de bienes y mercancías: así se estimula la migración a las ciudades.

Las teorías de Krugman han demostrado que la consecuencia será, el crecimiento de regiones urbanas cada vez mayores divididas en dos áreas, al estilo de Silicon Valley, en California: una zona dominada por la alta tecnología, rodeada por una periferia en expansión mucho menos desarrollada.

En 2007, la teoría de los mecanismos, -recuérdese, que el año pasado, los galardonados fueron los estadounidenses Leonid Hurwicz, de la Universidad de Minnesota; Eric S. Maskin, del Instituto de Estudios Avanzados de Princeton y Roger B. Myerson, de la Universidad de Chicago, por su contribución conjunta a establecer los fundamentos de la teoría para el diseño de mecanismos-, la cual explica por qué algunos modelos económicos son más eficientes que otros.

En sus primeras declaraciones tras conocer el premio, Krugman se refirió a la actual crisis económica mundial y afirmó que, aunque la economía mundial podría enfrentarse a una recesión a gran escala, seguramente se pueda evitar el colapso.

El galardonado también elogió los esfuerzos de los líderes mundiales para superar la crisis, a pesar de que recientemente había advertido, que el plan de rescate aprobado en Estados Unidos «no tiene pies ni cabeza», porque se dan las ayudas «sin condiciones ni contrapartidas».

Dirección-E: [email protected]

A %d blogueros les gusta esto: